Fiscalía constata 6.000 hectáreas deforestadas en estancia de Noria

Tras constituirse en dos estancias en el Chaco paraguayo, el Ministerio Público comprobó ayer que hay 8.000 hectáreas deforestadas, de las cuales 6.000 están en una propiedad del exgobernador Alfonso Noria Duarte.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/GZEDCHQMNJAXHIB5VJQXN56GEY.jpg

Los funcionarios de la Unidad Especializada del Medio Ambiente de la Fiscalía, encabezados por el agente fiscal Andrés Arriola, se trasladaron ayer en horas de la mañana hasta el Chaco paraguayo, específicamente en la zona del Pilcomayo, donde está ubicada la hacienda Solitario, de la cual es dueño el exgobernador del departamento de Canindeyú, Alfonso Noria (ANR-HC). 

La presencia en el sitio fue para corroborar una supuesta deforestación de un área de 6.000 hectáreas y verificar si existen o no documentos que autoricen la tala de árboles a esa escala. 

En tal sentido, la comitiva que contó con acompañamiento de funcionarios del Instituto Forestal Nacional (Infona), organismo dirigido por Cristina Goralewski, comprobó que no hay instrumentos que autoricen la deforestación. 

PUBLICIDAD

Debido a que Noria no se encontraba en el lugar en el momento del procedimiento, el fiscal Arriola señaló que será llamado para declarar. 

Ya en horas de la tarde, el mismo grupo del Ministerio Público se trasladó hasta otro establecimiento también ubicado en la Región Occidental, propiedad de Miguel Ávalos. 

En ese inmueble también se comprobó que fueron devastadas 2.000 hectáreas de espacio verde. Además, decomisaron armas de fuego comunes y de guerra, dos topadoras, dos aserraderos móviles y rescataron animales silvestres que estaban en cautiverio en el sitio. 

El dueño de la estancia intervenida también será citado ante dicha representación fiscal para declarar y exhibir, en caso de que tenga, los documentos que autoricen la tala de árboles. 

Entre los dos establecimientos situados en el Chaco se confirmó que hay 8.000 hectáreas deforestadas.

Investigado 

Alfonso Noria Duarte (35), hasta el 2006, era maestro de educación física de una escuela de Curuguaty, y solo contaba con una bicicleta para su transporte. 

Al participar en la política, Noria dejó de “bicicletear” y experimentó un rápido ascenso económico, que se disparó al convertirse en jefe departamental del decimocuarto departamento, según señala un informe de la Comisión Bicameral de Investigación del Congreso Nacional (CBI). 

Es así que se conoció que dentro de su patrimonio figuran millonarias apuestas en carreras de caballos, adquirió miles de cabezas de ganado, lujosas casas en Curuguaty, una constructora y hasta una estancia de 20.000 hectáreas en el Chaco que atribuye a una hermana a quien no se le conoce profesión alguna.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD