Hong Kong resiste a la imposición de China y ONU exige investigar represión

El aeropuerto de Hong Kong vivió ayer una segunda jornada de caos con la suspensión de cientos de vuelos debido a las manifestaciones pro democracia, y en abierto desafío y resistencia a las imposiciones de China (comunista). La ONU pide investigar las represiones.

Hong Kong: técnicas de los manifestantes
Hong Kong: técnicas de los manifestantesArchivo, ABC Color

LONDRES (AFP). Las manifestaciones pro democracia comenzaron en junio en rechazo a un proyecto de ley que preveía extradiciones hacia China. Pero este movimiento, liderado especialmente por jóvenes estudiantes, amplió sus reivindicaciones, denunciando el declive de las libertades y la injerencia de China en asuntos internos.

Hong Kong es en la práctica independiente de China en cuestiones judiciales, al regir en las relaciones entre ambos territorios el principio “Un país, dos sistemas”, por el que Pekín dio a la excolonia autonomía en todas las competencias excepto asuntos exteriores y defensa.

Pero ante la resistencia de los demócratas, Pekín endureció en las últimas semanas su discurso afirmando que ve en el movimiento de los demócratas “señales de terrorismo”.

PUBLICIDAD

La Oficina de la ONU para los Derechos Humanos aseguró que hay evidencias de que las autoridades de Hong Kong, que responden al Gobierno de Pekín, aplicaron medidas antidisturbios de forma que contradicen las normas internacionales, por lo que pidió una investigación imparcial de estos hechos.

El portavoz de la oficina, Rupert Colville, quien aseguró que la alta comisionada Michelle Bachelet está preocupada por la escalada de violencia, también llamó a autoridades y manifestantes a “iniciar un diálogo abierto e inclusivo dirigido a resolver todos los desacuerdos de forma pacífica”, incluida la ley de extradición, pero también las acusaciones de violencia policial.

Las palabras del portavoz generaron protestas en la diplomacia china, que en un comunicado señaló que con esas “irresponsables” declaraciones “se interfiere en los asuntos internos de China y se envía un mensaje erróneo a los violentos delincuentes”.

PUBLICIDAD

Intervención

Una enérgica intervención de China para sofocar las protestas pro democracia sería “una catástrofe”, advirtió Chris Patten, el último gobernador británico de la región semiautónoma.

“Sabemos cuáles fueron estos otros métodos en la historia de China”, dijo Patten, quien citó la represión de la plaza Tiananmen en Pekín en junio de 1989.

Por su lado, el presidente de EE.UU., Donald Trump, dijo que “lo de Hong Kong es una situación difícil”.

“Espero que se resuelva pacíficamente. Espero que nadie salga lastimado. Que nadie sea asesinado”, enfatizó.

“Camino sin retorno”

Las violentas protestas están llevando a Hong Kong por un “camino sin retorno”, advirtió la jefa de gobierno de la ciudad, mientras el aeropuerto intentaba recuperarse de un cierre inédito motivado por la protesta de miles de manifestantes pro democracia, liderados por jóvenes estudiantes universitarios.

“La violencia, ya sea su uso o su justificación, llevará a Hong Kong por un camino sin retorno y hundirá a la sociedad de Hong Kong en una situación muy preocupante y peligrosa”, aseguró. (AFP).

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD