Maniobras de Armadas americanas

RÍO DE JANEIRO (EFE). Unos 3.880 militares de las Marinas de 10 países de América, liderados por Brasil y Estados Unidos, iniciaron ayer en Río de Janeiro doce días de ejercicios militares en los que pondrán a prueba su capacidad de participar en operaciones conjuntas de defensa del continente.

Se trata de una nueva edición, la sexagésima, de UNITAS, la operación marítima multinacional más antigua del mundo y que en esta ocasión contará con la participación de miembros de la Marina y de fusileros navales de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, México, Panamá, Paraguay y Perú.

En las operaciones también participarán, como observadores, oficiales de las Marinas de Japón, Portugal y Reino Unido.

Tras dos días de ejercicios militares en tierra y nueve días de operaciones en alta mar, en los que será probado el poder naval conjunto, incluyendo acciones de combate a submarinos, de combate en superficie y de guerra electrónica, los miembros de la operación simularán un desembarque anfibio para la entrega de ayuda humanitaria en una isla del litoral de Río de Janeiro.

PUBLICIDAD

Esta es la primera vez que UNITAS es realizada desde que el presidente Donald Trump declaró hace 20 días a Brasil como aliado militar estratégico de Estados Unidos fuera de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Los ejercicios serán realizados frente a las costa de Río de Janeiro a bordo de diez embarcaciones brasileñas, incluyendo un portahelicópteros, un navío de desembarco, tres fragatas y un submarino; y de cuatro navíos de otros países.

Un navío de desembarco de Estados Unidos, en el que están embarcados 15 vehículos de asalto anfibio, una lancha de desembarco y una aeronave de patrulla marítima y antisubmarinos, así como una corbeta del Perú; y una nave de transporte y una fragata argentinas.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD