Oposición boliviana crece en votos y empuja a Morales hacia balotaje

Con casi el 84% de actas escrutadas, el Tribunal Electoral anunció que habría una histórica segunda vuelta para elegir presidente en Bolivia. Evo Morales reunía el 46% de los votos y el opositor Carlos Mesa, el 38%.

AMÉRICA LATINA
AMÉRICA LATINA

LA PAZ (AFP, EFE). Según los primeros resultados oficiales, habrá segunda vuelta (balotaje) entre Evo Morales, que busca un cuarto mandato, y Carlos Mesa, prevista para el próximo 15 de diciembre.

La ley electoral boliviana da ganador a quien supere el 50% o alcance el 40% con 10% de ventaja sobre el segundo, pero si no se logran estos porcentajes, los dos más votados irían a balotaje.

Electo como el primer presidente indígena de Bolivia en 2005, Morales ha ganado todas sus elecciones anteriores en la primera vuelta y por amplia mayoría, algo que no ocurrió esta vez.

PUBLICIDAD

Aunque los primeros datos del órgano electoral son solo preliminares y los definitivos pueden tardar días, la jornada deja sabor a victoria para el expresidente Mesa y la esperanza para Morales de que lo que queda del recuento, en su mayoría voto rural, le evite una nueva cita electoral en diciembre.

El mandatario boliviano es el candidato a la reelección por el Movimiento al Socialismo (MAS), mientras que Mesa lidera la alianza Comunidad Ciudadana.

La decisión de Morales de volver a postularse es mal vista por un gran segmento de la población que cree que si gana, Bolivia va camino hacia una autocracia.

PUBLICIDAD

De acuerdo a la Constitución, el actual gobernante tiene vedado presentarse a otra reelección, pero el Tribunal Superior (integrado por sus partidarios) dijo que querer ser presidente era un “derecho humano” suyo, y “habilitó” su candidatura.

“Hemos librado un triunfo incuestionable que nos permite decir con absoluta certeza y seguridad (...) ¡estamos en segunda vuelta!”, declaró Mesa.

Oscar Ortiz, líder político de la productiva región de Santa Cruz –que se ubicó ayer como el cuarto candidato más votado– anunció su apoyo “sin condiciones” a Carlos Mesa.

Morales hizo campaña sobre su éxito económico, al mantener un alto crecimiento, una reducción de la pobreza y un nivel récord de reservas internacionales, que convirtió a Bolivia en uno de los países con la mejor tasa de crecimiento de la región.

Pero “el modelo económico boliviano basado en la explotación de materias primas, que ha funcionado durante años, ya no es sostenible”, advirtió Michael Shifter, del grupo de expertos Diálogo Interamericano en Washington.

Además, los incendios forestales que devastaron miles de hectáreas provocaron la indignación de los pueblos indígenas que acusan a Morales de sacrificar la Pachamama (Madre Tierra en quechua), para extender la frontera agrícola y aumentar la producción ganadera.

Morales proclamó anoche “un nuevo triunfo” tras conocer que acapara provisionalmente cerca del 46 por ciento de los votos.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD