Una Bolivia todavía en tensión busca continuar con el reto de la transición

La nueva presidenta interina de Bolivia, Jeanine Añez, comenzó ayer a estructurar su gabinete, que deberá enfrentar como reto inmediato la pacificación del país y la convocatoria de elecciones.

Partidarios del expresidente Evo Morales protagonizaron algunos incidentes en la ciudad de La Paz, y aun se vive la lógica tensión en una Bolivia que busca retomar la normalidad.
Partidarios del expresidente Evo Morales protagonizaron algunos incidentes en la ciudad de La Paz, y aun se vive la lógica tensión en una Bolivia que busca retomar la normalidad.Archivo, ABC Color

LA PAZ (AFP, EFE). Los seguidores del expresidente Evo Morales realizan protestas en algunos de sus bastiones como El Alto, ciudad vecina a La Paz, y el Chapare, cuna política en el centro del país del exmandatario boliviano, quien se asiló en México tras renunciar el domingo, luego de que se comprobara el fraude electoral cometido para mantenerse en el poder, en las elecciones del 20 de octubre pasado.

Desde México, Morales dijo ayer que estaba dispuesto a regresar para “pacificar” su país si los bolivianos “se lo piden”.

Nuevo órgano electoral

PUBLICIDAD

Un vocero de Añez, el senador Arturo Murillo, dijo que el nuevo gabinete podría estructurarse inicialmente en “los cargos más importantes” de ministros de “Defensa, Gobierno (Interior) y Finanzas”, que “no pueden dejar de funcionar” .

Otra prioridad para el nuevo gobierno es formar un Tribunal Supremo Electoral (TSE) “probo e idóneo”, como remarcó Añez, para llamar a nuevas elecciones.

La nueva presidenta ha dicho que convocará a la brevedad a nuevos comicios presidenciales y legislativos.

PUBLICIDAD

Al asumir, el martes, Añez había prometido acelerar los tiempos de manera que Bolivia cuente con nuevo gobierno el 22 de enero de 2020, pero las tareas para conformar las nuevas autoridades electorales y convocar a nuevos comicios podrían dificultar que se cumpla esa meta.

Relativa tranquilidad

La normalidad volvía a casi todo el país, según canales privados de televisión, aunque persistían focos de manifestaciones en las afueras de La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz.

La ciudad de La Paz, sede de los poderes Ejecutivo y Legislativo de Bolivia, recuperó casi totalmente la normalidad ayer, al día siguiente de que asumiera Jeanine Añez como presidenta interina, luego de tres semanas de paros y bloqueos de calles.

La Paz había estado una semana casi totalmente paralizada, hasta el día martes.

La banca volvió a abrir sus puertas ayer, al igual que el comercio.

Los médicos del sector público, en paro desde hace más de un mes por reivindicaciones sectoriales, y los maestros, que pararon tras las elecciones, anunciaron que volverían a sus actividades durante la jornada.

Perviven focos de conflicto

Desde la ciudad de El Alto, partidarios de Evo Morales se dirigieron ayer a La Paz donde protagonizaron algunos incidentes.

Esa manifestación fue el acto más llamativo de los adeptos del exgobernante, en una país casi en calma, por lo menos ayer, luego de varios días de tensión.

En Yapacaní, un poblado en Santa Cruz, se mantiene un bloqueo de campesinos leales a Morales, mientras policías trataban de restablecer el tránsito.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD