Nuevas tensiones EE.UU.-Norcorea

WASHINGTON (AFP). Las tensiones entre Estados Unidos y Corea del Norte volvieron a crecer ayer, un día después de que el régimen comunista anunciara una prueba militar.

Tras haber ignorado la multiplicación de lanzamientos de misiles norcoreanos de corto y medio alcance en los últimos meses, la administración de Donald Trump cambió de actitud después del anuncio del domingo pasado.

EE.UU. pidió ayer una reunión pública del Consejo de Seguridad de la ONU sobre los “recientes lanzamientos de misiles y la posibilidad de una escalada en las provocaciones” de Pyongyang, que se celebrará mañana.

El régimen de Kim Jong-un mencionó una “prueba muy importante” capaz de cambiar el “estatuto estratégico” del país asiático. Ese test se llevó a cabo desde su base de lanzamiento de satélites de Sohae, que el líder norcoreano había prometido cerrar en 2018.

Las declaraciones de unos y otros recuerdan cada vez más las amenazas y los insultos que se dedicaban Washington y Pyongyang antes de 2018, cuando EE.UU. y Corea del Norte experimentaron un acercamiento sin precedentes que llevó a tres encuentros históricos entre Kim y Trump.

PUBLICIDAD

El régimen norcoreano, por su parte, atacó directamente a Trump por primera vez desde las tensiones de 2017. En los últimos tiempos había dirigido sus críticas al secretario de Estado, Mike Pompeo, y al exconsejero de Seguridad Nacional John Bolton.

El primer encuentro entre Kim y Trump, en junio de 2018, permitió lanzar negociaciones, cuyos avances se limitaron a una declaración de intenciones sobre “un desarme completo de la península coreana”. Pero desde entonces, y a pesar de otras dos reuniones entre líderes, las negociaciones no han avanzado.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD