El uruguayo Luis Almagro, reelegido como secretario general de la OEA

El excanciller uruguayo Luis Almagro fue reelecto ayer como secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA) por el periodo 2020-2025, en una votación marcada por la pandemia de covid-19.

Luis Almagro logró aglutinar la mayoría de los votos en torno a su persona, con su firme política contra la dictadura filocomunista de Venezuela, con miles de muertos y desaparecidos.
Luis Almagro logró aglutinar la mayoría de los votos en torno a su persona, con su firme política contra la dictadura filocomunista de Venezuela, con miles de muertos y desaparecidos.Archivo, ABC Color

WASHINGTON (EFE, AFP). Almagro recibió el apoyo de 23 de los 34 miembros activos de la OEA (Cuba es parte del ente, pero no participa desde 1962), mientras que 10 países respaldaron a la excanciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa.

Dominica estuvo ausente en la asamblea general extraordinaria realizada en la sede de la OEA en Washington bajo estrictas medidas de seguridad por la crisis sanitaria. Ninguno de los cancilleres de los países estuvo presente dadas las restricciones de viaje para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

Los representantes de cada Estado miembro, muchos de los cuales llevaban tapabocas y guantes, estaban sentados distantes entre sí en una sala especialmente acondicionada para la reunión, según se podía ver en la trasmisión por internet.

El mandato de Almagro, de 56 años, fue renovado por votación secreta. Su postulación, presentada por Colombia, contaba con el respaldo declarado de Brasil, Bolivia, Costa Rica, Chile, Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, Haití, Panamá, Paraguay, Uruguay, y Venezuela (representada por el delegado del líder opositor venezolano Juan Guaidó).

“Mi agradecimiento a aquellos que llevaron adelante mi candidatura”, dijo el excanciller uruguayo, que está al frente de la OEA desde 2015, destacando que seguirá siendo el secretario general “de los 34 estados miembros”.

“Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa ante vuestra presencia soberana”, dijo en un breve mensaje al reingresar a la sala tras la votación, citando una famosa frase del prócer uruguayo José Artigas.

En la sesión también fue reelecto luego por aclamación el actual secretario general adjunto de la OEA, Nestor Mendez, un diplomático de Belice de 49 años, único candidato al cargo.

Almagro, que fuera canciller del expresidente uruguayo José Mujica entre 2010 y 2015, no cosechó esta vez el mismo respaldo que hace cinco años, cuando recibió el voto a favor de 33 de los 34 países en unas elecciones en las que era el único candidato.

En ese momento, lo apoyaron los gobiernos socialistas filocomunistas de la región, que esta vez le quitaron su respaldo, pues Almagro terminó plantándose ante las dictaduras comunistas y filocomunistas.

Almagro es un socialdemócrata.

Cuando se presentó a la elección en aquella ocasión, muchos consideraron que sería el “candidato del ALBA”, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (filocomunista), una organización que impulsaron los ya fallecidos presidentes de Cuba, Fidel Castro, y Venezuela, Hugo Chávez.

Nada más lejos de la realidad. Unos meses después de asumir, no dudó en denunciar los abusos del régimen chavista, cuyos orgnaismos de represión fueron pergeñados por agentes cubanos, con su más de medio siglo de experiencia en el aparato represivo más letarl de América.

Venezuela, determinante

Sin duda, la actitud de Luis Almagro ante el régimen chavista en Venezuela marcó su reelección.

Cuando fue elegido en 2015, los partidarios de ese régimen pensaban que contaban con un aliado dentro de la OEA.

Pero el secretario general no dudó en calificar de dictadura al régimen responsable de miles de muertes y desapariciones, así como de millones de exiliados, en uno de los mayores éxodos conocidos en el planeta.

La dictadura chavista en Venezuela es responsable, solo en los últimos tiempos, de alrededor de 7.000 ejecuciones extrajudiciales y unos 800 presos políticos, según el informe de la ONU del año pasado.