Datos del caso ARA San Juan

BUENOS AIRES (AFP). El submarino argentino “ARA San Juan”, desaparecido en el Atlántico sur con 44 tripulantes a bordo, fue ubicado en el fondo del mar a un año y un día de su último contacto, con señales de haber implosionado.

La nave fue encontrada a 907 metros de profundidad y a 500 km de la costa argentina.

La búsqueda 

El buque de Ocean Infinity zarpó el 7 de septiembre con cuatro familiares de los tripulantes a bordo como veedores. Dos meses después y sin novedades anunciaron la suspensión del rastreo hasta diciembre.

PUBLICIDAD

La jueza Marta Yañez, a cargo de la investigación, ordenó verificar antes una zona más alejada donde sonaristas habían detectado ruidos semejantes a golpes de casco, que los familiares asociaban a un pedido de auxilio. En ese recorrido, el submarino fue localizado.

Implosión 

“Habiéndose investigado el punto de interés N° 24 informado por Ocean Infinity, mediante la observación realizada con un ROV a 800 m de profundidad, se ha dado identificación positiva al “AraSanJuan”, informó la Armada la medianoche del viernes. 

Luego se aclaró que la nave siniestrada estaba a 907 metros de profundidad.

El submarino está a 91,2 km al norte del lugar donde hizo su última comunicación y a 41 km de donde se había detectado una “anomalía hidroacústica consistente con una explosión”.

Ahora se sabe que el submarino sufrió una implosión. “Se lo ve completo pero obviamente implosionado”, dijo Gabriel Attis, jefe de la Base naval. 

El casco está abollado hacia el interior. La implosión se produce cuando la presión del mar supera la de la atmósfera del submarino, explicó la Marina.

El comandante del submarino, capitán de fragata Pedro Martín Fernández, había reportado una avería en las baterías como un incidente que se había producido por un cortocircuito generado por el ingreso de agua de mar por el snorkel (tubo de respiración).

Un submarino de este tipo generalmente está equipado con baterías que contienen plomo y ácido sulfúrico.

Hecho en Alemania 

El buque, construido por la fábrica alemana Thyssen Krupp, fue botado en 1983. Entró en servicio en 1985 en la Armada Argentina. 

Con 66 metros de eslora (largo) y 7 de manga (ancho), estaba equipado con torpedos y fue relanzado en junio de 2014 desde el astillero Tandanor en Buenos Aires, tras ocho años de importantes operaciones de mantenimiento.

Para la Armada Argentina, estaba “en pleno funcionamiento”. 

Se utilizó principalmente para ejercicios y misiones de vigilancia para hacer cumplir regulaciones argentinas de pesca en el Atlántico Sur, donde muchos buques extranjeros se aventuran ilegalmente. 

Argentina tiene otros dos submarinos: el San Luis, en reparación, y el Salta, amarrado en la base de Mar del Plata.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD