Macri oficializa cambios en la ley migratoria

BUENOS AIRES (EFE). Con el fin de acelerar los procesos de deportación y prohibición de ingreso de extranjeros que hayan cometido delitos graves, el Gobierno del argentino Mauricio Macri modificó la ley migratoria, un plan que se venían anunciando y que genera todo tipo de críticas.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/6OVM63TSCFEHBKTAXYEBU6FFRU.jpg

La “regulación inmediata” de los cambios será aplicable a aquellos casos en los que extranjeros se encuentren involucrados en hechos delictivos y a quienes hayan ingresado en forma clandestina al país, eludiendo el control migratorio, dice el decreto. Entre las causas para impedir el ingreso y permanencia de extranjeros está “haber sido condenado o estar cumpliendo condena, o tener antecedentes o condena no firme” en Argentina o el exterior por delitos que según las leyes argentinas merezcan prisión, así como de tráfico de armas, de personas, de estupefacientes, de órganos o tejidos, por lavado de dinero o inversiones en actividades ilícitas, y otros actos susceptibles de ser juzgado por la Corte Penal Internacional.

Paraguayos

El embajador paraguayo en la Argentina, Federico González, en declaraciones al programa A la Gran 730, de ABC Cardinal, comentó que la modificación de la normativa busca “combatir el delito transnacional, y no a la migración en general”, pero que lo preocupante es la estigmatización que se crea sobre la trabajadora comunidad paraguaya, que según sus cálculos la integran entre 850.000 a 1.500.000 personas, de las que unos 1.800 están presos por tráfico de drogas; “algunos ya están cumpliendo condenas”, otros están con juicios en desarrollo.

González confirmó, además, que en general “los paraguayos no están en riesgo de ser deportados”.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.