Presos tras denunciar millonario robo

Dos empleados de una casa de créditos de Encarnación quedaron detenidos ayer de mañana tras fingir supuestamente un asalto y el robo de G. 600.000.000 sobre la Ruta PY 02, en la zona de Minga Guazú, Alto Paraná.

Efectivos del departamento Investigaciones verifican la camioneta en que viajaban los afectados.
Efectivos del departamento Investigaciones verifican la camioneta en que viajaban los afectados.

CIUDAD DEL ESTE (De nuestra redacción regional). Los detenidos son Pablo Raúl Noguera Arca (34) y Diego Andrés Ríos Fernández (30), empleados de la casa de créditos denominada H3, ubicada en pleno centro de la capital de Itapúa. Ambos estaban a bordo de una camioneta Mitsubishi Triton azul, con matrícula FAH 836, la cual tiene orden de localización y secuestro, ya que fue adquirida con un cheque robado, según la denuncia que fue presentada por la empresa concesionaria, informaron.

De acuerdo con el primer relato que hicieron los afectados, a tempranas horas de ayer ambos empleados salieron de la ciudad de Encarnación con destino a Ciudad del Este. Supuestamente, ambos llevaban los G. 600.000.000 en un bolso ya que debían efectuar algunos negocios en la capital del Alto Paraná.

Sin embargo, los empleados perdieron unos 30 minutos en el peaje ubicado en el kilómetro 26, ya que se quedaron a desayunar en el sitio para luego proseguir la marcha hacia su destino.

PUBLICIDAD

Poco después de las 09:00, en el kilómetro 23 de la Ruta PY 02, Lado Monday, ya en la zona de Minga Guazú, la camioneta Mitsubishi Triton azul fue atajada en una supuesta barrera policial, que estaba conformada por un civil y un uniformado.

Cuando la camioneta paró la marcha ambos supuestos agentes la abordaron y redujeron a punta de pistolas a los ocupantes. Siempre de acuerdo con el relato de los empleados, inmediatamente uno de los desconocidos tomó el mando del rodado y tomaron un camino vecinal hasta el kilómetro 22, donde los malvivientes tomaron el bolso que contenía el dinero, a más de los teléfonos celulares de la víctimas, y se alejaron del lugar.

Unos minutos después los asaltantes abandonaron la Mitsubishi sobre un camino interno, distante unos 2.000 metros de la Ruta PY 02, donde habrían abordado otro auto para proseguir la huida, según explicaron.

Tras la denuncia de lo ocurrido, efectivos del departamento Investigación de Hechos Punibles de Alto Paraná llegaron al sitio y conversaron con los afectados.

Sin embargo, estos comenzaron a caer en una serie de contradicciones e incoherencias en el relato de los hechos, que sumado a la situación legal del vehículo en que transportaban el dinero hicieron sospechar a los investigadores de que el caso se trató de un autorrobo. Por ello el fiscal del caso, Édgar Torales, dispuso la detención de los mismos hasta que se aclare el caso. Los uniformados también mencionaron que el lugar donde ellos dicen que ocurrió el golpe es muy transitado y alguien habría alertado la presencia de la falsa barrera policial.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD