Imputan a presunto extorsionador en modalidad de sexting detenido en Itá

El fiscal Joel Cazal imputó ayer a un hombre de 31 años, por extorsión y coacción. El mismo fue detenido en Itá en momentos en que se reunía con una mujer a la que había exigido un pago semanal para no publicar un video íntimo.

Momento en que Arnulfo Guasch llegaba al Departamento Antisecuestro de la Policía, tras culminar el operativo vigilado en la ciudad de Itá.
Momento en que Arnulfo Guasch llegaba al Departamento Antisecuestro de la Policía, tras culminar el operativo vigilado en la ciudad de Itá.Archivo, ABC Color

La persona detenida fue identificada como Arnulfo Eduardo Guasch (31), a quien el fiscal Cazal imputó por los hechos de coacción y extorsión, artículos 120 y 185 del Código Penal, respectivamente. Igualmente, requirió la prisión del mismo al juez penal Leonardo Ledesma, de la jurisdicción de J. Augusto Saldívar.

Guasch cayó en la noche del miércoles último, en un lugar situado entre las calles Curupayty casi Presidente Franco de Itá, en un operativo encabezado por el fiscal de la Unidad Especializada Antisecuestro y Antiterrorismo y agentes policiales del Departamento Antisecuestro de Personas.

Seducción extorsiva

PUBLICIDAD

Los antecedentes indican que semanas atrás, una joven, mayor de edad, contactó con Arnulfo Guasch, quien la sedujo y la convenció para tener relaciones sexuales, explicó Cazal. Y Guasch, sin que se percatará la víctima, montó un esquema de filmación y fotografía mediante el cual preparó un vídeo del encuentro íntimo.

El ahora imputado envió ese material a la joven a través de su celular, con una advertencia, de que lo haría público en el caso de que ella no accediera a efectuar un pago semanal de G. 600.000, según relató el representante del Ministerio Público.

Acorralada, la joven víctima aceptó la exigencia. En un primer momento pagó el dinero a través de giros, pero después Guasch le condicionó a que sea en efectivo y de forma personal.

PUBLICIDAD

Es así que la joven, atemorizada, nuevamente accedió a la coacción del hombre, por lo que se concretó un encuentro entre ambos, en el que se efectuó un pago.

Al notar que su esquema le rendía, Guasch intentó imponerle otra condición: hacer un “trío”.

La víctima, cansada, fue a denunciar el hecho ante el Departamento Antisecuestro de la Policía.

A partir de ahí, ella siguió en contacto con Guasch, en tanto se realizaban las diligencias ante el Juzgado de J. Augusto Saldívar y se hacían las copias de los billetes de G. 100.000 que se usarían en la entrega vigilada.

De esta forma, Guasch citó a la joven en la zona de la laguna de Itá, donde durante el encuentro se procedió a su aprehensión.

Se incautó el celular de Guasch, que contenía vídeos íntimos con otras mujeres, por lo que no se descarta la existencia de más víctimas.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD