Un matrimonio disuelto y una casa en disputa dejan dos heridos de bala

Un improvisado puesto de venta de frutas fue el inesperado escenario de un tiroteo que dejó dos heridos en la zona de Reducto, San Lorenzo. El motivo del ataque fue la disputa por una casa de un matrimonio disuelto.

El improvisado puesto de venta de frutas situado en  Reducto, en San Lorenzo, donde ocurrió el tiroteo que dejó dos heridos. El problema se originó por la casa de un matrimonio disuelto.
El improvisado puesto de venta de frutas situado en Reducto, en San Lorenzo, donde ocurrió el tiroteo que dejó dos heridos. El problema se originó por la casa de un matrimonio disuelto.

La balacera se produjo el viernes, aproximadamente a las 22:30, sobre la Avda. De la Victoria casi Manuel de los Santos Bobadilla, a 1.400 metros de la avenida Manuel Ortiz Guerrero y 5.800 metros de la Ruta PY01.

Las víctimas del ataque a tiros fueron Nelson Germán Osorio Patiño (57 años) y su hijo Óscar Nicolás Osorio Cantero (29), quienes estaban trabajando en su frutería. En el lugar también se encontraban en ese momento Cinthia Elizabeth Osorio Cantero (31) y otra persona que resultó ser su nueva pareja. La mujer es hija de Nelson Germán y hermana de Óscar Nicolás.

De hecho, los autores del atentado fueron el exmarido de Cinthia, Carlos Adolfo Guerra López (31), y el padre de este, Roberto Guerra Bogarín (56), quienes llegaron al modesto negocio en un automóvil.

PUBLICIDAD

El primer acuerdo

El jefe de la comisaría 31ª Central de Reducto, comisario principal Cristóbal García, dijo ayer que el problema se inició con la separación del matrimonio conformado por Cinthia Elizabeth Osorio Cantero y Carlos Adolfo Guerra López, quienes vivían en una casa de un asentamiento de la misma zona de San Lorenzo, con un hijo menor.

Tras la disolución de la relación, ambos abandonaron la casa y regresaron con sus padres, aunque la criatura se quedó con su mamá. Supuestamente, el acuerdo era que la casa se iba a vender y luego Cinthia y Carlos se repartirían el dinero. Hasta que ocurriera eso, nadie iba a ocupar la vivienda, siempre según la versión que recogió la Policía.

PUBLICIDAD

Aparentemente era solo cuestión de tiempo, hasta que apareciera un comprador de la vivienda, pues los integrantes del matrimonio roto comenzaron a rehacer su vida, cada quien por su lado, pues ambos ya tienen nuevas parejas.

Las negociaciones avanzaban tan bien que en un momento dado incluso ya acordaron que Cinthia le iba a pagar a Carlos la mitad del valor de la propiedad para que ella se quedara ahí.

Chismes de por medio

Ese trato seguía vigente hasta el viernes último, cuando los vecinos del asentamiento habrían llamado a Carlos a avisarle que Cinthia había ido a la casa en disputa, pero ya en compañía de su nuevo novio.

Después de lo que le habrían dicho los vecinos, Carlos interpretó que su exmujer rompió el acuerdo que tenían al meter a la casa a otro hombre sin que la disputa se haya resuelto. Esa situación le enfureció y llamó primero a su exsuegra a reclamar por la conducta de Cinthia.

Después, acompañado de su padre, el descontrolado hombre fue hasta la citada improvisada frutería de Reducto, donde suponía que podría encontrar a Cinthia.

La pelea y el tiroteo

Al llegar al negocio, Carlos y su padre Roberto Guerra Bogarín iniciaron una discusión con Cinthia, que en principio se basó solo en la casa ociosa del matrimonio, aunque cuando la conversación subió de tono se incorporaron a ella el padre y el hermano de la mujer.

Según los datos, el padre y el hermano de Cinthia le habrían pegado a su exmarido, Carlos, por lo que el padre de este último, Roberto Guerra Bogarín, sacó un arma de fuego que había llevado consigo.

Posiblemente, tratando de defender a su hijo Carlos, Guerra Bogarín disparó contra su exconsuegro, Nelson Germán Osorio Patiño, a quien hirió en la cabeza, y contra el hijo de este, Óscar Nicolás Osorio Cantero.

Tras consumar el ataque, Guerra Bogarín y su hijo Carlos escaparon del lugar de los hechos y se refugiaron en su casa de Asunción. Posteriormente, ya cerca de las 01:00 de ayer, Carlos se presentó en la comisaría 7ª de Ñemby. Su padre hizo lo mismo, a la tarde, en la Fiscalía de San Lorenzo.

Al menos hasta anoche, Osorio Patiño seguía en estado crítico en el Hospital de Trauma de Asunción, y su hijo Óscar, en observación.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD