Trece años de cárcel para oficial de policía por asalto fatal y reducción

El oficial de policía Isaac Ismael Ovelar fue condenado ayer a 13 años de cárcel por robo agravado con resultado de muerte y reducción, del que resultó víctima el argentino Lucas Bergonzi en el 2016, en Itá Enramada.

De izquierda a derecha, Nelson Martínez e Isaac Ovelar, esperan en segunda fila el inicio del juicio. En primer plano, sus defensores.
De izquierda a derecha, Nelson Martínez e Isaac Ovelar, esperan en segunda fila el inicio del juicio. En primer plano, sus defensores.Archivo, ABC Color

En un juicio oral y público que concluyó ayer, además del oficial de policía Isaac Ismael Ovelar, también fue sentenciado a 9 años de cárcel Nelson Martínez Simbrón, por coautoría.

El fallo fue dictado por el Tribunal de Sentencia presidido por Víctor Alfieri e integrado por Elio Ovelar y María Luz Martínez.

En sus alegatos finales, el fiscal Rogelio Ortúzar solicitó una condena de 14 años para el agente y de 10 años para el otro acusado.

El asalto que dio origen al proceso ocurrió en la noche del viernes 6 de mayo del 2016 cuando el ciudadano argentino Lucas Bergonzi, de 35 años, fue baleado en el patio de su domicilio –ubicado en avenida Perón Nº 3622 casi Cacique Lambaré– cuando se encontraba con dos amigos.

Minutos antes, el extranjero fue intimado a entregar su celular por Iván Alexis Báez (condenado a 8 años de cárcel por ser adolescente al momento del crimen). Ante tal situación, Bergonzi solo atinó a correr para tratar de refugiarse en el interior su casa, pero fue baleado en la espalda cuando estaba a punto de alcanzar la puerta y una vez herido, fue despojado de su celular.

Bergonzi quedó paralítico y luego de una semana falleció a raíz de complicaciones derivadas del tiro que recibió.

En juicio, se demostró que el vehículo en que Báez llegó al lugar y luego huyó era de propiedad del oficial Ovelar.

La investigación realizada por el fiscal Ortúzar a partir del seguimiento del celular, posibilitó la aprehensión de Ovelar y Martínez cuando intentaban vender el teléfono robado en la galería San Miguel del Mercado 4, mientras la víctima agonizaba en el Hospital de Trauma.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD