Toma’i Rojas fue condenado a 25 años de cárcel por narcotráfico

Tomás Rojas Cañete, alias Toma’i, considerado jefe de una poderosa organización del narcotráfico en Alto Paraná, fue condenado ayer a 25 años de cárcel. Escuchas telefónicas revelaron que se hacía llamar “patrón”. Tres acusados fueron liberados por compurgar bajas penas.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/B5EGR4FV65CPHLZZBVBOQNJ54Q.jpg

Por unanimidad, el tribunal de sentencia integrado por Gloria Hermosa, Alba González y Blanca Gorostiaga condenó a Toma’i por tenencia y comercialización de drogas, lavado de dinero y asociación criminal.

Su hermano Ignacio Rojas Cañete fue sentenciado a 15 años. Los fiscales Elva Cáceres e Isaac Ferreira habían pedido solo 10 años para él en calidad de cómplice de Toma’i.

Ángel Tranquilino Giménez y Fermín Centurión, por su parte, fueron sentenciados a 21 años. Los mismos “surtían” de drogas a la organización cuando no tenía en stock, indicó el colegiado.

PUBLICIDAD

El brasileño Aldair Pozzamair Davis fue condenado a 18 años, ya que se probó que era el que llevaba la carga de sustancia prohibida al Brasil, donde tenía “contactos”, según las juezas.

Teodoro Dávalos, cuñado de Tomás Rojas, fue sentenciado solo a 2 años y 5 meses por lavado de dinero y se ordenó su libertad por compurgamiento. El mismo abrió un negocio (playa de venta de autos) para “colocar, convertir y ocultar las ganancias provenientes del narcotráfico”, indicó Hermosa. Esa misma pena pidió el Ministerio Público.

El expolicía Mario Arévalos, por su parte, obtuvo una pena de 16 años y 8 meses. El Tribunal indicó que no solo brindaba “protección y cobertura a la organización criminal”, sino que participaba activamente en el tráfico de estupefacientes en carácter de cómplice.

Antonio Marcos Carvallo, por su parte, tuvo una pena de 20 años debido a que era la persona que “mezclaba” la droga en un precario laboratorio habilitado en el club Acosta Ñu de Ciudad del Este, donde Toma’i era el presidente. El mismo era “asistido” por Cirilo De León y Robert Lesmo, quienes fueron condenados a 18 años. Marino Salinas Torres fue sentenciado a 10 años y fungía de secretario de Toma’i. Por último, Herminio Aguilera y Guillermo Dávalos fueron condenados a 4 años en carácter de “guardias de seguridad” de Rojas Cañete. Ambos fueron liberados porque ya compurgaron sus penas.

Comiso de un club

El tribunal también ordenó el comiso del predio del club Acosta Ñu de Ciudad del Este, donde cayó la carga de 101 kilos de cocaína el 3 de setiembre de 2011. También se decomisó la casa de Toma’i, que se hizo famosa por tener una réplica reducida de la Basílica de Caacupé. A su vez, se decomisaron otros inmuebles de Rojas Cañete. Uno donde funcionaba una cabina telefónica que fue allanada durante el operativo antidrogas, además de un predio urbano y otro rural de 25 hectáreas en Alto Paraná, que están a nombre de Zulma Ramona Dávalos de Rojas, esposa de Toma’i.

El “patrón”

La organización criminal liderada por Tomás Rojas cayó luego de que la Senad siguiera los pasos de la banda a través de escuchas telefónicas que las defensas intentaron descartar durante el juicio oral. Las mismas revelaron que los subalternos se referían a Toma’i como “patrón”, y que la cocaína recibía varios nombres “encubiertos” como “plástico”, “piedras”, “arroz”, “feijão”, “chocolate blanco” (cuando la cocaína era pura) y “chocolate marrón” (cocaína sin pureza).

Según los antecedentes, la banda criminal cayó el 3 de setiembre de 2011. En el club Acosta Ñu de la Liga Paranaense, del cual Toma’i era presidente, fueron incautados 101 kilos de cocaína. La organización se abastecía de cocaína de Bolivia, para su posterior envío al Brasil y de ahí a Europa.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD