Hoy sale el decreto y la Iglesia discrepa

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, firmará hoy el Decreto que establece la segunda fase de la cuarentena “inteligente” contra la pandemia del covid-19 que entra en vigencia este lunes 25. La primera fase de la “cuarentena inteligente” entró a regir desde el 4 de mayo, y según la evaluación realizada ayer por el Ministerio de Salud Pública, fue satisfactoria, con nivel de contagio reducido, solo en los albergues habilitados en todo el país.

El presidente Mario Abdo Benítez (c) camina pensativo junto con el censurado por el Senado, el   ministro de Educación, Eduardo Petta, (der.). Fue  esta semana en el Palacio de López.
El presidente Mario Abdo Benítez (c) camina pensativo junto con el censurado por el Senado, el ministro de Educación, Eduardo Petta, (der.). Fue esta semana en el Palacio de López.Archivo, ABC Color

De acuerdo a las fuentes oficiales, el Mandatario firmará hoy el Decreto. La cuarentena rígida se inició el 11 de marzo, que implicó una serie de medidas extremas, como el cierre de fronteras y la suspensión de clases presenciales en las instituciones educativas.

Reacción de la Iglesia

La exclusión de las misas de la segunda etapa de la cuarentena inteligente no cayó bien ayer en parte de la jerarquía de la Iglesia Católica, especialmente en la Arquidiócesis de la Santísima Asunción, cuyo pastor, el arzobispo metropolitano Mons. Edmundo Valenzuela, fue de los que más pidió la reactivación de las celebraciones eucarísticas presenciales.

Se supo en fuentes religiosas, que el obispo estuvo muy molesto y hasta desafiante explicando a su entorno que es el obispo, por el derecho canónico, el que debe suspender las misas presenciales en los templos.

PUBLICIDAD

La Iglesia Católica presentó a las autoridades nacionales un protocolo que contemplaba la presencia mínima de fieles en las misas, la higienización para el ingreso a los templos, la toma de temperatura e incluso la toma de temperatura por personas designadas por las parroquias y aún así no se la tuvo en cuenta.

La Convención Evangélica del Paraguay, que agrupa a 600 iglesias, pidió asimismo al Presidente y al ministro Julio Mazzoleni reconsiderar para que vuelvan los cultos presenciales.

Dicha convención rechaza y repudia la decisión del Poder Ejecutivo y del ministro Julio Mazzoleni al atentar contra las libertades fundamentales del ser humano, la autonomía de las iglesias, apuntando incluso a la discriminación contra las iglesias.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD