Artesanos esperan por clientes con más de 50 variedades de pesebres

Sobre Pettirossi y Perú están instalados los artesanos provenientes de Areguá para exhibir una variedad de pesebres y casitas de kapi’i en varios tamaños, colores y precios. Los artesanos han trabajado todo el año para fabricar las figuras que representan el nacimiento del niño Jesús, que no pueden faltar en el hogar.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/6M3MLDXSFBDHFFG2HNQCICHF3Q.jpg

Un total de 17 piezas forman parte del tradicional pesebre paraguayo compuesto por el Niño Jesús, María, José, el Ángel, el Pastor, los tres Reyes Magos, tres camellos, tres ovejas, un burro, una vaca y un gallo.

La artesana Ana Guanes, proveniente de Areguá, comenta que hace 30 años viene al Mercado 4, con un grupo de artesanos de la misma ciudad, para exhibir sus pesebres que vienen en diversos tamaños y colores.

“El pesebre más pequeño tiene un costo de G. 30.000 y con la casita de kapi’i cuesta G. 50.000”, indica y agrega que los pesebres de mayor tamaño están a G. 700.000. “Hay varios tamaños y precios para elegir”, apunta.

PUBLICIDAD

Guanes explica que cada pesebre lleva en promedio una semana de elaboración. Para su fabricación utilizan barro, arcilla, y moldes, además de leña y tatakua (horno de barro) para la cocción.

“Cada figura se pinta por colores. Al sacar del tatakua se le da una primera capa de pintura, luego se deja secar y se le pone la siguiente capa. Hay que esperar a que se seque cada capa de pintura para colocar los detalles, por lo cual nos lleva casi un año preparar una buena cantidad de pesebres para estas fiestas”, refirió.

Ana Guanes presenta en su mesa de exhibición unos 50 diferentes pesebres, y agrega otras figuras muy solicitadas: gallinas empollando, chanchitos con sus crías y pajaritos de barro.

Casitas de kapi’i

Otra pieza fundamental de los pesebres paraguayos es la casita de kapi’i o paja, que se presenta en varios tamaños y precios sobre las calles Teniente Fariña y Perú. “Las chiquitas están a G. 25.000 y las grandes están a G. 300.000”, indica David Palma, de 19 años, que trabaja con su familia, originaria de Areguá, en la fabricación de las casitas desde hace 13 años.

Además de las casitas también ofertan flor de coco a G. 10.000; flor de karanda’y, flor de caraguatá, ka’avovei y pasto natural a G. 5.000; musgo a G. 10.000 y 20.000 y piedritas blancas a G. 10.000 la bolsa. Los artesanos invitan a las familias a renovar sus pesebres.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD