Ayuno: fuerza de voluntad y salud

Hay maneras antiquísimas y naturales de cuidar nuestra salud y prevenir enfermedades. Una de ellas es el ayuno. La Lic. Sheyla Mannah nos habla sobre el ayuno intermitente, una poderosa herramienta de cura.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/O2NFJFANUVFXPOYZXCCGHEYSZQ.jpg

El mercado de los alimentos tienta hoy con tantos productos con y sin valor nutritivo, que hablar de ayuno puede sonar imposible para la mayoría.

Aunque naturalmente –porque el cuerpo lo obliga, después de alguna comilona– hemos hecho ayuno, o por querer adelgazar rápidamente.

Pero si hablamos de un dejar de comer consciente, entramos en otro concepto. “El ayuno intermitente consiste en hacer periodos de abstinencia de alimentos durante un tiempo determinado, que pueden ir desde algunas horas hasta días completos. Ayunar no es una práctica nueva, ya que en algunas culturas del mundo se practica desde la antigüedad por motivos culturales, religiosos, siendo ese el caso, nuestros cuerpos están bien adaptados para esta práctica natural”, explica la Lic. en Nutrición Sheyla Mannah.

PUBLICIDAD

–¿Existen métodos para hacer el ayuno intermitente?

–Sí, hay distintos. El 12/12 consiste en un ayuno de 12 horas; transcurre este tiempo entre acabar de comer y volver a comer. Luego está el de 16 horas de ayuno y luego 8 horas de alimentación. También el ayuno de 24 y 48 horas sin comer, que es para más avanzados. Vale decir que cada uno de estos ayunos tiene sus indicaciones y, por supuesto, antes de comenzar un ayuno, supervisar con un nutricionista para que evalúe el caso.

–¿Qué beneficios nos brinda ayunar?

–En lo que se refiere a la composición corporal ayuda a mantener la masa magra mientras perdemos grasa. Además, reduce los indicadores de inflamación, aumenta la hormona de crecimiento, limita el crecimiento de células cancerígenas. Reduce la resistencia a la insulina (principal causa de la diabetes mellitus y síndrome de ovario poliquístico). Previene el Alzheimer. Favorece la autofagia (del griego, “comerse a sí mismo”), se trata de un proceso esencial para la renovación celular. Ayuda a reducir la mortalidad y retrasa el envejecimiento.

–¿Cómo se rompe el ayuno?

–Te contesto haciendo una subdivisión de 3 clases de ayuno:

1) Para adelgazar, enfermedades, condición física. Lo rompe todo lo que tiene calorías; no lo quiebra el agua, suplementos, aceite de coco en el café.

2) Para la claridad mental y concentración: por ejemplo cuando tenemos un examen o una exposición. Lo quiebra todo lo que no sea agua, café o té.

3) Espiritual: este ayuno sirve para mejorar la paciencia, comportamientos, reflexión, ayuda a conectarse con tu yo interior y con el Creador. No se puede ingerir nada durante todo el día.

–¿Cada cuánto tiempo es recomendable ayunar?

–Se puede ayunar todos los días, puede ser una opción muy saludable para muchas personas, pero depende de cada uno, de su naturaleza, el momento en el que se encuentre, su estado de salud.

–¿No nos quedamos débiles para hacer ejercicios físicos, por ejemplo?

–Muchos deportistas lo hacen y van obteniendo buena respuesta física y de rendimiento, incluso parece que optimiza los resultados. Si el estado general es bueno, hacer ejercicio físico en ayuno es una buena opción.

–¿Pero cuáles son sus efectos secundarios?

–El dolor de cabeza es uno de los efectos secundarios en los ayunos intermitentes, también podría sentir debilidad –por el hambre–. Es posible que estos efectos solo sean temporales, ya que es necesario un tiempo para que el cuerpo se adapte al nuevo plan de alimentación.

–Después del ayuno, vamos a querer devorar lo que sea.

–Después del ayuno no hay comida especial, pero es importante darle a tu cuerpo proteínas, grasas saludables como el aguacate, aceite de coco, y carbohidratos con moderación.

–¿Hay gente que lo practica regularmente en nuestro país?

–Conozco varias personas que lo practican, de hecho, me han dicho que la actividad física se les hace más fácil y sienten más energía con el ayuno. Han mejorado en los exámenes laboratoriales, por ejemplo, el colesterol y la glucosa disminuyen.

–¿Todos podemos ayunar?

–En principio sí, pero es necesario prestar atención y hacerlo bajo control de un profesional. Si se sufrió desorden alimenticio como anorexia o bulimia no se debería hacer ayunos largos, y siempre bajo supervisión.

lperalta@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD