Diálogo familiar contra el engaño pederasta

Es normal que los adolescentes busquen su independencia con afán y rebeldía, pero aún están en una edad vulnerable ante los peligros de la vida, más todavía de la virtual. Es deber de los padres prepararse y protegerlos mediante acompañamiento y diálogo abierto.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/WVM6AE7YM5DPTGFSTLWAOTV7VM.jpg

La Lic. Mariana Morales, psicóloga y terapeuta familiar, explica: “Grooming se utiliza para describir una variedad de comportamientos que tiene un adulto con el objetivo de engañar y manipular para ganarse la confianza de un menor de edad, con el fin de lograr un contacto sexual. También para ganarse la confianza de sus padres y así obtener acceso al menor. Es un problema grave hoy día, amenaza la seguridad de los menores en internet”

–¿Cómo operan estos atacantes?

–Los abusadores intercambian mensajes de contenido sexual, hacen promesas de regalos, prometen beneficios, sobre todo, emocionales. Fingen sentimientos, ofrecen protección, apelan a las necesidades de afecto y atención de los adolescentes. Les hacen sentir especiales. Una vez que ganan su confianza, se vuelven figuras importantes para ellos y cuando notan que están dispuestos a guardar secretos, ahí se inicia el contacto sexual. El siguiente paso es el control; se logra al aislarles o ponerles en contra de sus padres, o también creándoles miedo para que no cuenten y sigan accediendo.

PUBLICIDAD

–Cuando hablamos de inocencia, ¿a qué nos referimos psicológicamente?

–La adolescencia es un periodo de transición entre la niñez y la edad adulta, por lo tanto, psicológicamente el adolescente vive un periodo de mucha contradicción, donde anhela ser independiente, pero al mismo tiempo necesita la seguridad y orientación de sus padres. Su deseo de independencia, sus cambios físicos y hormonales, la complejidad de sus relaciones sociales con sus amigos son variables que se mezclan y hacen que todo le sea muy complicado. Los adolescentes asumen riesgos porque piensan que pueden manejar solos ciertas cosas, pero en realidad no es así. La inocencia es más bien por la creencia de “omnipotencia” que ellos tienen, que hace que se metan en todo tipo de problemas.

–¿Qué puntos débiles tocan los manipuladores?

–Las principales víctimas de engaño y manipulación son los adolescentes y púberes. Es un tabú para la sociedad aceptar que es normal que los adolescentes tengan impulsos sexuales, curiosidad, y que la mayoría explora su sexualidad de una forma apropiada. Este tabú hace que no quieran ver que los adolescentes se vuelven vulnerables al abuso sexual. El acceso a internet les expone a contactarse con todo tipo de personas.

–Comúnmente cuesta aceptar que los adolescentes no sepan ver un peligro inminente y se concluye que sabía lo que hacía.

–Me parece muy importante educar sobre este tema, porque aún se normaliza el sexo entre adultos y chicas adolescentes, y no está de más decir que esta relación entre adulto y adolescente siempre es dañina y abusiva para el adolescente.

Pero esto no necesariamente se da de forma violenta o engañosa. Los adolescentes pueden responder positivamente a avances sexuales de los adultos o incluso pueden buscar ese tipo de atención. Erróneamente se culpa al adolescente en estos casos.

Aunque haya aceptado voluntariamente o haya iniciado el contacto, nunca podemos hablar de consentimiento real. Siempre es responsabilidad del adulto poner los límites, aunque el adolescente sea quien avance y aunque parezca maduro y experimentado con su sexualidad.

–¿Qué precisamos reforzar familiarmente? 

–Educarnos sobre la seguridad en internet es algo importante tanto para el adolescente como para los padres. No hay forma de escaparnos de internet. Aunque la computadora esté en un área común de la casa, ellos pueden conectarse todo el tiempo desde el teléfono. Debemos: Educarnos acerca de la privacidad. No colocar tanta información en las redes sociales, los padres también tenemos que tener en cuenta este detalle sobre nuestros perfiles.

No aceptar personas desconocidas. Bloquear y colocar todos los filtros de privacidad en sus perfiles. Principalmente enseñar a los hijos a desarrollar su instinto y su capacidad de tomar decisiones. No estaremos todo el tiempo vigilándoles. No se trata de hacer reglas estrictas, sino de enseñarles a pensar. Los adolescentes quieren que se les trate como personas inteligentes, no como niños. Conversar abiertamente sobre sus valores les llega mucho más que los castigos.

–¿Son las mujeres presas más fáciles?

–Hombres como mujeres pueden ser víctimas, como también abusadores.

–Antes también existían engaños, ¿qué cree que ha cambiado? 

–Lo que cambió es la gran escala en la que esto puede suceder. Hay un enorme porcentaje de niños y adolescentes que tienen acceso a internet, celulares, cuentas en redes sociales, y otras personas pueden ver datos sus personales.

–¿Qué le parece necesario recalcar?

–Como mencioné, tanto se quiere evitar hablar de la sexualidad del adolescente que no se acepta que ellos tienen esta curiosidad natural, que ellos buscan enamorarse y se ilusionan tanto que actúan de forma impulsiva y no miden las consecuencias.

Como terapeuta familiar, siempre enfatizo que es importante crear un ambiente familiar donde la comunicación con los hijos sea abierta y sin pelos en la lengua.

Construir lazos de confianza. Cuando los adolescentes cambian su rendimiento escolar, cuando dejan de lado sus intereses y se encierran, son señales de alerta, y aunque digan que no pasa nada, nunca ignoren estas señales porque puede haber algo serio. Indaguen e investiguen a fondo.

lperalta@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD