Elementos expuestos permiten una aproximación a cultura judía

En el Museo Judío del Paraguay se exponen objetos de valor histórico, documental y artístico. Tres salas temáticas permiten al visitante acceder al complejo entorno simbólico de la cultura hebrea, con una reflexiva mirada al holocausto y aspectos destacados de la presencia de los judíos en el Paraguay.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/YTN6E4KHYNBMZNWZXPLK754GKA.jpg

Aún sin inauguración oficial, el Museo Judío del Paraguay presenta un montaje que contempla aspectos de las creencias, fiestas, costumbres e historia de la colectividad.

Tras pasar por una antesala que contiene un Menorá de bronce y explicaciones sobre el sentido del complejo, se accede a la Sala Roja, que abarca objetos de las tradiciones y la cultura judía. En vitrinas se pueden ver la Torá y el Talmud, así como el libro de la diáspora judía. Encima está la tabla de la ley con los diez mandamientos escritos en hebreo. Es una artística representación dorada con una corona y dos leones tallados que sostienen el texto. Hay libros de rezos y rollos de la Torá. Un óleo que representa la fusión de culturas muestra a un hombre judío que enseña al niño las sagradas escrituras, mientras la madre de rasgos indígenas observa la escena. En otro exhibidor están el Talit, el manto que usan los hombres para rezar, así como la Kipá y el Tefilín. La sinagoga está representada por un Aron Hakodesh antiguo que se trajo de Villarrica en 1963 y tiene la estrella de David tallada en la puerta. Es como un armario donde se guarda el libro de la Torá. Bajo vidrios se pueden observar candelabros, un par de Shofar, que es el instrumento hecho de cuernos de carnero y se hace sonar al mediodía, durante las altas fiestas: Día del Perdón o en el Año Nuevo Judío.

La segunda, la Sala Negra, tiene que ver con el holocausto. Sus paredes pintadas de negro recuerdan los nombres de los campos de exterminio y la cantidad de gente fallecida en tiempos de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). En Auschwitz perdieron la vida 1.600.000 personas, mientras que en Treblinka unas 870.000. Hay velas encendidas en forma permanente en sus memorias. Grandes fotografías muestran la forma en que vivían en los campos de concentración y hay dos pantallas de video que pasan imágenes en forma continua. Alambres de púa y maniquíes vestidos con el uniforme a rayas impresionan en este espacio. Protegida por cristal, una telita con la estrella de David en amarillo y la inscripción “Jude” que usaban los judíos como identificación discriminativa en tiempos del holocausto. Un cuadro firmado por Bernardo Ismachowiez, titulado Teorema XXIV, expresa un rostro humano que se convierte en cenizas, tras pasar por una chimenea.

PUBLICIDAD

La Sala Azul, la tercera, se llama Sala de la Esperanza. Y aquí están unidas las banderas de Israel y Paraguay y en medio la lapicera con que el doctor César Vasconcellos firmó el telegrama con el voto paraguayo a favor de la partición de Palestina y la creación del Estado de Israel, en 1947.

Un óleo eterniza la figura de Benjamín Sapira, primer cónsul israelita en Asunción. Hay una serie de documentos de identidad y fotos de personas que vinieron al país para iniciar una nueva vida.

Profesionales sobresalientes como Isaac Kostianovsky, Mauricio Schwartzmann y Walter Kochmann aparecen en una galería especial con sus retratos.

Un lote de instrumentos musicales: guitarra, contrabajo, mandolina, una tuba y un piano, donado por la familia Kemper, valorizan el aspecto musical de los sonidos judíos.

Se reciben visitas con cita previa

El Museo Judío del Paraguay lleva el nombre del Doctor Wálter Kochmann. Se ubica en la calle Eligio Ayala Nº 1530 casi Perú, Asunción. Si bien todavía no se inauguró oficialmente ya recibe visitantes de martes a viernes, de 08:30 a 12:00, con acceso gratuito. Se requiere de cita previa llamando al teléfono (021) 233282. El presidente es Humberto Ismajovich. En el piso del patio hay una gran estrella de David y un auditorio con 40 sillas para charlas, seminarios, películas o conferencias.

yubi@abc.com.py
Fotos: ABC/Celso Ríos

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD