En Cordillera se quejan del deficiente servicio del IPS

En todo el departamento de Cordillera el Instituto de Previsión Social (IPS) cuenta con una sola Unidad Sanitaria y seis puestos precarios, de los cuales tres funcionan dentro de unidades del Ministerio de Salud Pública.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/UZMG3GR6KRDCNAH7ENBO5PRAQM.jpg

CAACUPÉ, Cordillera (Desiré Cabrera, corresponsal). En la Unidad Sanitaria y cinco puestos de salud del IPS, ubicados en las localidades de San Bernardino, Tobatí, Caraguatay, Isla Pucú, Eusebio Ayala y Piribebuy, se atiende a unos 9.782 asegurados. 

En estos servicios los usuarios solo pueden realizar consultas médicas y retirar medicamentos, “si hay disponibilidad”. Por ejemplo, en la Unidad de Caacupé la farmacia no está habilitada por el Ministerio de Salud, por lo cual no se cuenta con medicamentos controlados.

El mayor problema de esta unidad es que no cuentan con la infraestructura necesaria para atenciones más complejas como cirugías menores, salas de partos, entre otros.

PUBLICIDAD

En lo que se refiere a estudios o análisis laboratoriales, se cuenta con un laboratorio de análisis clínicos, que resulta insuficiente para las necesidades. Los asegurados deben solicitar turnos y consiguen los estudios en tres días como mínimo. El único aparato de Rayos X, además, funciona a medias, pero el traumatólogo atiende en Eusebio Ayala, a 17 km.

La informatización de fichas y recetas solo ha llegado hasta Caacupé, en otros lugares ni siquiera cuentan con computadoras. En lo que se refiere a médicos especialistas, se cuenta con psicólogos, odontólogos y traumatólogos. Asimismo se implementó un sistema de atención de urólogos y cardiólogos una vez al mes. Los puestos sanitarios de Eusebio Ayala, Isla Pucú y Piribebuy funcionan dentro de los centros de salud públicos de dichos lugares, a través de convenios firmados con el Ministerio de Salud, por el cual la previsional utiliza la infraestructura, ambulancia, servicio de laboratorio y estudios varios, así como los propios médicos de Salud Pública en algunos horarios, para la realización de consultas de los asegurados.

¿Qué recibe a cambio el Ministerio? Absolutamente nada. Es la respuesta que dan los directores de todos los nosocomios visitados. Se le llama parásito a aquel que vive y se nutre de otro sin aportar ningún tipo de beneficio a este último. Esa es la figura que representan los puestos de IPS en los hospitales del interior.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD