Obispo dice que la CEP y el nuncio calumniaron

El obispo de Ciudad del Este, Mons. Rogelio Livieres Plano, culpó a la Conferencia Episcopal Paraguaya y al nuncio de Su Santidad, monseñor Eliseo Antonio Ariotti, de la prohibición de ordenar sacerdotes en sus seminarios, porque enviaron al Papa “noticias pésimas, infundadas y calumniosas”.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/QGBK75IHARGZDHHUGQV4KUDOCU.jpg

El pastor paranaense dijo que recibió “muy bien” la noticia que le dio el cardenal Santo Abril y Castelló, de suspender las ordenaciones sacerdotales y diaconales de los candidatos que se forman en los seminarios que creó en su diócesis.

“Recibí por escrito la disposición del Papa. Es una medida precautoria que tomó el Santo Padre hasta tanto se aclare la situación, porque, tanto la Conferencia Episcopal Paraguaya como la Nunciatura habían enviado noticias pésimas, infundadas y calumniosas sobre nosotros”.

El obispo sostuvo que esas denuncias deben aclararse, “entonces el Papa me envía un papel en que me dice que suspenda las ordenaciones hasta tanto se aclare la situación”.

PUBLICIDAD

Preguntado si sus cuestionamientos a la Conferencia Episcopal y a la Nunciatura se deben a que desconfiaron de su labor en la formación de sacerdotes, indicó: “Desconfiaron olímpicamente o usted cree que los enviados papales vinieron aquí de paseo”.

Mons. Livieres Plano dijo que obedecerá la decisión papal como siempre lo hizo, “y tal como me señala el Papa en el papel”.

El obispo relató que Santos Abril le dijo: “Conociendo su espíritu de obediencia y siempre atento a las indicaciones de la Santa Sede, confío en que usted hará en este caso esto”, y cuando le preguntamos cuál fue su respuesta al purpurado, sostuvo: “Por supuesto, encantado de la vida suspendo todo lo que quiera porque yo hago lo que quiere Dios y el vocero de Dios es el Papa. Pues, entonces, fenómeno”.

Consultado si esta prohibición significa que era deficiente la formación que hacían en su seminario, indicó que “la información que envió el nuncio Eliseo Antonio Ariotti, en la que incluye las publicaciones de los periodistas que son pésimas y sumada a la información pésima de algunos sacerdotes y algunos obispos, eso junto con el informe de la Nunciatura, originaron esta visita que a Dios gracias terminó y va a terminar excelentemente bien”.

El cardenal Santos Abril también dijo que el Papa decidirá la suerte de la diócesis una vez que reciba su informe. Al respecto indicó que él no está en el banco de los acusados, pero cuando le inquirimos si aceptaría un cambio en la diócesis, sostuvo: “Por supuesto”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD