Diputados inmersos en enorme red vinculada al narcotráfico

Documentos de Paraguay, Brasil y Estados Unidos, además de transcripciones de mensajes de texto y llamadas interceptados por la Senad, dan cuenta de que varios políticos se encuentran fuertemente vinculados a nombres que manejan el narcotráfico. Pese a la existencia de todos estos datos, los legisladores insisten en negar su relacionamiento con los narcos, mientras que cuentan con la defensa corporativa de sus colegas que lejos de convocar a los involucrados para realizar las averiguaciones pertinentes, decidieron llamar a las cabezas de los organismos de seguridad para recriminarles por la filtración de datos que ABC Color ha hecho públicos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/K7E6UICG5RE4VKJITPNJJQS2NU.jpg

Una inmensa red en la que por momentos es muy fácil perderse, es la que une a narcotraficantes con políticos. Documentos, mensajes de texto y llamadas dan cuenta de que muy por el contrario de lo que afirmaban varios legisladores al decir que no tenían ningún tipo de relación con los capos del narcotráfico, en realidad mantenían contactos frecuentes.

Las publicaciones que ABC Color ha realizado a lo largo de esta semana y que hoy cierran su primera parte, dan cuenta de que los diputados Freddy D’Ecclesiis, Marcial Lezcano y Bernardo Villalba; los exlegisladores José López Chávez y Magdaleno Silva; y el diputado suplente Carlos Rubén Sánchez se han visto envueltos de diferentes maneras con el narcotráfico.

Carlos Rubén Sánchez, alias “Chicharõ”, es considerado como la mano derecha del capo Luiz Carlos da Rocha, más conocido como Cabeça Branca, el mayor narcotraficante del Brasil. El hoy diputado suplente colorado fue condenado en Brasil por uso de documentos falsos y lavado de dinero del narcotráfico.

PUBLICIDAD

Los diputados Freddy D’Ecclesiis y Marcial Lezcano lo visitaron varias veces en Tacumbú y lo defendían cada vez que podían.

La familia de D’Ecclesiis es vinculada al narcotráfico hasta en Estados Unidos. Su primo, Iván Luis fue condenado en 2002 tras ser detenido con cocaína lista para ser vendida; su hermano Víctor Raúl cayó en 1997 en Uruguay y de nuevo en el 2006 en Paraguay con cargamentos de droga.

El diputado, según datos de la Senad, mantenía constante comunicación con Mario Giménez Noguera, cabecilla de un clan de narcotraficantes, quien a su vez mantenía comunicaciones de manera constante con Magdaleno Silva.

Con Víctor Raúl fue detenido en 2006, Cristian Villaalta, hijo del líder colorado Faustino Villaalta y la hoy miembro del Parlasur, Crilia Concepción Cubas.

Lezcano, por su parte, consiguió liberar a su hermano menor, el suboficial Águedo Ronaldo Lezcano, luego de que cayera con cocaína líquida. La droga era vinculada a Chicharõ y Cabeça Branca.

Bernardo Villalba, diputado por Concepción, defendió en compañía de Pedro Wilson Marinoni (esposo de la diputada Cynthia Tarragó) a varios “peces gordos” del narcotráfico y mantenía estrecha relación con Carlos Antonio Caballero, alias “Capilo”, cabecilla del PCC al que llegó a pedirle dinero para las internas partidarias de la ANR en 2011 y le pidió apoyo para su candidatura.

Capilo contaba además con la defensa de los hoy exdiputados José López Chávez y Magdaleno Silva. El primero presentó un proyecto de ley que iba a evitar su extradición y el segundo mantenía constantes comunicaciones con él.

juan.lezcano@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD