EE.UU. no objetó contratos de Conmebol con Fox

Ya lo tenía bajo la lupa, sospechaba de sus operaciones comerciales en América del Sur y avanzaba sobre algunos de sus máximos ejecutivos en la región. Pero aun así, el Departamento de Justicia de Estados Unidos dejó que el gigante norteamericano 21st Century Fox sellara un nuevo y multimillonario acuerdo con la Conmebol para quedarse, otra vez, con la televisación del fútbol.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/Y2QEEI2Z7NEPDPRMQA4TGXSTMU.jpg

La cadena estadounidense avanzó en las negociaciones a través de una firma propia, Fox International Channels (FIC) y retuvo así los derechos de TV de la Copa Libertadores y la Sudamericana, entre 2003 y 2015 a través de otra subsidiaria, T&T Sports Marketing Ltd., con sede en las Islas Caimán.

Solo días después de que la Conmebol y FIC rubricaran el nuevo convenio –sellado el 13 de noviembre de 2015, rige hasta 2018–, el Departamento de Justicia estadounidense divulgó una segunda acusación contra directivos de la FIFA y empresarios de marketing.

En esa nueva acusación, los investigadores estadounidense sí aludieron a T&T. Pero no hay una línea de su controlante, Fox, a la que se alude como “una gran cadena de televisión norteamericana”. Fox tenía el 75% de la investigada T&T, el restante 25% era de la empresa argentina Torneos.

PUBLICIDAD

“No hay nada que esconder. Esto se trató el año pasado con la anuencia del Departamento de Justicia. Y no hubo objeciones”, respondió un alto directivo de la Conmebol, ante la consulta realizada por periodistas de La Nación de Argentina.

¿Por qué Fox, pese a ser la controlante de T&T, no sufrió daño reputacional alguno por el Fifagate y, de hecho, mantuvo sus contratos mediante otras sociedades? Hay una práctica común entre las empresas bajo jurisdicción estadounidense que consiste en comprometerse a desplazar ejecutivos y aceptar pagar multas económicas sin necesidad de reconocer la culpabilidad en un hecho delictivo. En conclusión, no hay una investigación formal –civil ni penal–, pero la empresa involucrada acepta más controles (auditorías) y hasta puede acordar la devolución de dinero.

Los acuerdos con el Departamento de Justicia suelen ser privados. Se pudo saber que Fox tenía información sensible sobre los manejos de su controlada T&T, que pudo haber compartido con el Departamento de Justicia de Estados Unidos a cambio de salvaguardar su reputación.

La investigación conjunta de La Nación de Argentina y ABC Color reveló ayer que Fox era la empresa detrás de T&T y que, desde 2005 mantenía el 75% de las acciones de la compañía, que estaba exenta de pagar impuestos y se había creado en 1997 en las Islas Caimán con un capital social de US$ 50.000.

En noviembre de 2015, cuando se firmó el nuevo contrato con FIC en lugar de T&T, el presidente de la Conmebol era Juan Ángel Napout. El dirigente paraguayo hoy cumple prisión domiciliaria en Nueva York y espera una trascendental audiencia prevista para mañana en la que conocerá su futuro. ¿La Conmebol podría haberse amparado en los perjuicios del Fifagate para rescindir con T&T y buscar otra empresa para venderle los derechos de TV de las Copas Libertadores y Sudamericana?

Dos personas al tanto de las negociaciones, celebradas en noviembre del año pasado, contaron a La Nación que la Conmebol podría haber negociado con otro proveedor. O, incluso, licitado los derechos de televisión. No quiso. O no pudo.

REPORTES, VIDEOS, FOTOS, DOCUMENTOS Y JUEGO EN www.abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD