Salir del analfabetismo político

Aunque hay mucha gente que dice abiertamente que no le importa lo que sucede a nivel político, por ignorancia, porque le aburre, porque no confía en los políticos ni en los líderes sociales, etc., la política es una materia vital, no opcional, en la vida del ciudadano. Lo que vivimos diariamente, bueno y malo, en todos los niveles, es resultado político. Entre sus significados el diccionario dice: “Arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados”, “Actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, voto o de cualquier otro modo”. Solemos llamar nuestros, “nuestro gobierno, nuestro presidente” a los políticos de turno, aunque no sintamos que nos representan en absoluto. Después de décadas de dictadura, allá cuando la mayoría creía que no tenía que preocuparse por nada, solo dejarse gobernar y confiar en que el silencio significaba estabilidad y protección, el telón ha caído. A 30 años apenas garabateamos justicia y libertad. La transición hacia la democracia sigue teniendo muchos palos en la rueda. No es fácil librarnos de los males dejados por una estructura de poder que aún sigue favoreciendo a un grupo mientras las necesidades del pueblo crecen peligrosamente.

Las manifestaciones que hoy molestan a muchos, como la reciente de los indígenas, revelan que en la mentalidad perdura la represión y la violencia como método de orden, al cabo cuántos quieren volver al despotismo nuevamente, eso es preocupante.

Leyendo los posts respecto a temas políticos y sus respuestas en las redes sociales, tenemos material de sobra para dilucidar en qué nivel nos encontramos. Nos hace falta entender sobre política más allá del chisme y el chiste. No obstante, en nuestro lento paso democrático, hoy podemos manifestar ideas que antes no podíamos. Y por más que condenen la comodidad del teclado, las redes sociales tienen también su valor y poder de convocatoria. Sobre por qué nos falta impulso para salir a protestar a la calle es lo que tenemos que trabajar desde grupos pequeños: las comisiones vecinales, los grupos de padres, los grupos de la parroquia, los grupos de amigos. La participación política a través de las manifestaciones masivas es pilar fundamental para conseguir beneficios colectivos, pero es requisito sine qua non saber bien qué estamos pidiendo, es decir estar informados de buena fuente. Aunque los políticos nos decepcionen siempre, es preciso confiar, captar y proponer personas preparadas e intachables que vayan desplazando a los actuales jueces, fiscales, ministros, diputados, senadores y al mismo presidente de la República si no responden con altura moral y ética. A la mayoría honesta nos indigna la injusticia, más razón para buscar conciliación a través de la participación ciudadana.

“Querer informarse sin esfuerzo es una ilusión que tiene que ver con el mito publicitario más que con la movilización cívica. Informarse cansa y a este precio el ciudadano adquiere el derecho de participar inteligentemente en la vida democrática” (Ignacio Ramonet).

PUBLICIDAD

lperalta@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD