Atropellos a la educación superior

La triste preocupación que la ciudadanía siente por el estado caótico y el bajo nivel de la educación superior se agrava con hechos y noticias de últimas semanas que revelan atropellos a la educación superior, es decir, a nuestros jóvenes estudiantes, a futuros profesionales y al país.

El Consejo Nacional de Educación y Cultura (Conec) ha presentado su informe sobre el estado de la educación 2011.

Los medios de comunicación social y las redes sociales se han hecho eco del preocupante estado de la formación docente, que no es tan noticia porque el Conec confirma con documentación lo que ya se sabía. El atropello a la formación de los docentes es grave. Según el informe, aproximadamente la mitad de ellos no reúnen condiciones para enseñar.

Al informe de esta situación, el Sr. ministro Víctor Ríos, por Radio Monumental, y el Sr. viceministro Francisco Giménez en el diario La Nación, en vez de dialogar o discutir sobre el informe, respondieron descalificando y hasta agraviando a los miembros del Conec. Afirmaron, por ejemplo, que nunca se hizo estudio científico alguno sobre la formación docente, desconociendo los estudios que se hicieron en ministerios anteriores y los ocho documentos de investigación que el Conec ha publicado sobre el tema desde el año 2004 hasta el 2011.

Los mayores atropellos vienen montados en el texto de ley de educación superior que ha dictaminado la Comisión de Educación de Diputados barriendo totalmente las conclusiones consensuadas en la Comisión de Asuntos Constitucionales de Diputados, entonces presidida por el Dip. Sebastián Acha, y despreciando la propuesta de ley elaborada por el MEC, Conec, UNA, con el apoyo de la UCA, APUP y Aneaes, y que fue presentada el 23 de mayo de 2011 en la Cámara de Diputados por el Poder Ejecutivo, por el vicepresidente Federico Franco en funciones de Presidente. Es impresionante que las autoridades del MEC, que hablan del cambio a favor de una democracia participativa, sean los que ignoran a las instituciones de educación superior y a las instituciones del Estado, que con argumentos definitivos no aceptan la terca posición del ministerio actual.

No es posible aceptar una ley que se llama de educación superior, pero solo trata de universidades e institutos superiores; una ley que le arrebata al MEC atribuciones y responsabilidades que la Constitución Nacional le confiere en exclusiva; que crea un Consejo Nacional de Educación Superior que no da cuentas a nadie ni depende de nadie; que además de destruir sin fundamento la Aneaes, solapada y perversamente en el artículo en el que se enumeran las derogaciones de artículos de otras leyes pretende eliminar el Conec, sin ser objeto de la ley, sin argumentos, siendo institución del Estado, creada por la Ley General 1264. Demasiados atropellos al mismo tiempo.

Atropello es la Resolución 7375 firmada por el Sr. ministro, mediante la cual se desmantela la Agencia Nacional de Evaluación y Acreditación de Educación Superior, sin previo aviso, sin diálogo ni consulta con los afectados. Otro ejemplo de la nueva presunta democracia participativa.

El 4 de abril pasado, a petición del ministro, el Presidente de la República firmó el Decreto 8693 por el que se crea la Dirección General de Educación Técnica y Profesional, “instancia única para el trabajo en todos los niveles y modalidades”.

Dicha dirección general, aunque parezca increíble, no dependerá del Viceministerio de Educación Superior, recientemente creado, sino de la “Viceministra de Educación para la Gestión Educativa”. Las instituciones técnico-profesionales de tercer nivel dependerán de la gestión educativa que gerencia los niveles escolares. ¿Por qué así? ¿No se ha creado el Viceministerio de Educación Superior para toda la educación superior?

En el proyecto de ley que se pretende imponer contra el parecer de las mayorías, desaparecen los institutos de formación docente, porque se pretende que todos pasen a las universidades, se elimina la Aneaes y se quiere hacer desaparecer el Conec, al mismo tiempo que se margina al MEC arrebatándole lo que la Constitución le confía, y en el decreto citado se arranca al Viceministerio de Educación Superior la responsabilidad de los institutos técnico-profesionales de tercer nivel: ¿Por qué tanta saña contra la educación superior y las instituciones del Estado?

(jmontero@conexion.com.py)

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.