“Represó” millones y “revocó” sus DD.JJ.

Víctor Luis Bernal Garay es uno de los hombres que –así como el que esencialmente lo impulsó en política, el expresidente Nicanor Duarte Frutos– disfruta de una verdadera fortuna, la cual obviamente ha tratado de tapar siempre.

VÍCTOR LUIS BERNAL GARAY
VÍCTOR LUIS BERNAL GARAYArchivo, ABC Color

Si bien anteriormente ocupó otros cargos en el Estado, la primera declaración jurada de Bernal es la de 2004, un año después de dejar el cargo de titular de la Industria Nacional del Cemento (INC).

Para entonces, ya declaraba oficialmente poseer un patrimonio neto de G. 920.000.000 y directamente no presentó su D.J. antes del inicio de su cuestionada gestión al frente de Itaipú.

Ya en 2007, poco antes de culminar el mandato de Nicanor, nuestro diario ABC publicó al menos 27 propiedades a nombre de familiares y presuntos testaferros de Bernal.

Igualmente se hicieron públicas sus ostentaciones, que iban desde fastuosas fiestas, viajes para toda la familia, tarjetas de crédito para sus padres e hijos, de lo cual nada hizo constar en sus rendiciones de cuenta.

PUBLICIDAD

Incluso a él mismo le fue imposible en su declaración jurada, al salir de Itaipú, ocultar su fortuna, pese a que la desinfló lo más que pudo.

De los G. 920 millones declarados apenas 4 años antes, su patrimonio neto saltó a G. 3.344.000.000, lo que representa un incremento del 263%.

Su flamante buen pasar le permitía incluso tener G. 1.000.000.000 en efectivo. La cifra debía ser mucho mayor, considerando que no especificó el costo de unas 1.000 hectáreas de terreno que declaró poseer en San Cosme y Damián.

El argumento para no indicar el precio de las grandes extensiones de terreno era que estaba en “disputa judicial” con el Fondo Ganadero.

PUBLICIDAD

Lo llamativo es que no solo tenía un descomunal activo declarado, sino que no soportaba deuda alguna, es decir, se desconoce de dónde salió su dinero.

Si bien decía tener unas 400 cabezas de ganado y 100 acciones en una empresa que no especificó, no declaraba ingresos –como dividendos por ejemplo– más que su sueldo en la binacional.

Al asumir su banca en el Senado volvió a presentar su declaración jurada, casi calcada a la anterior.

Debió presentar otra declaración jurada al salir del Senado en 2013, sin embargo, esta ya no consta en los archivos publicados.

Bernal llegó a ser investigado por la Fiscalía, pero el proceso terminó con un monumental blanqueo de la mano del exfiscal Sergio Alegre y la Contraloría.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD