Burlas al concejal Ramírez

El concejal Hugo Ramírez (ANR), varias veces electo presidente de la Junta Municipal de Asunción, “ejercitó” durante varios periodos su capacidad para presentar minutas más mediáticas e intrascendentes para el contribuyente, hecho que fue recordado a través de las redes sociales. 

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/QK7HRD6XK5EOLDJEQGJMRBGFYY.jpg

Entre las tantas propuestas que presentó, se le ocurrió prohibir el uso de cascos a los motociclistas, supuestamente contra la inseguridad ciudadana. La propuesta confrontaba con una problemática grave a nivel país, las muertes y lesionados graves por accidentes en moto. 

Como aficionado al fisicoculturismo, una vez sugirió construir gimnasios debajo de los viaductos, e incluso recuerdan cuando quiso declarar hijo dilecto de Asunción a un fisicoculturista. Este título honorífico también quiso entregar a la modelo Larissa Riquelme durante el tiempo en que la misma participó en el programa “Bailando por un sueño” de la Argentina. 

El concejal es además bastante asiduo a los “reality shows”, o al menos así demuestran su solicitudes de declarar de interés municipal programas como “Yingo” o “Rojo, el valor del talento”. 

PUBLICIDAD

Buscó prohibir la venta de la Ouija, un tablero al que se le atribuyen “poderes demoniacos”, y en la misma línea conservadora quiso censurar a los medios para que no hablen de gays en “horarios de protección al menor”, sin olvidar cuando demostró su repudio contra el “Besatón”, una actividad de protesta de una organización que lucha por los derechos de la comunidad LGBT. 

Quiso implementar la obligatoriedad para los DJ de pasar polcas y guaranias en las fiestas masivas y trató de evitar la presencia de saleros y picantes en las mesas de bares y restaurantes, para “cuidar la salud de los ciudadanos”. 

Todo eso sin olvidar que una vez causó un revuelo por una “fiesta sexual” promocionada, tras la que analizó prohibir las “orgías” pese a que la fiesta no se hizo. 

También quiso prohibir los techos blancos en los taxis, para no “discriminar” a los más antiguos, buscando caer bien a gran parte del enjambre amarillo. 

Finalmente, pregonando la igualdad de género, presentó una minuta para que las denuncias de maltrato contra los hombres sean tomadas “con la misma seriedad” como cuando se trata de víctimas mujeres.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD