Cae parte de la banda que mató al niño de cinco años

Dos paraguayos y un brasileño fueron capturados ayer en una serie de operativos de investigación del atentado ocurrido el miércoles de tarde en el barrio Madame Lynch de Asunción, en el que murió un niño de 5 años y que derivó en el suicidio de su padre, hacia quien en realidad estaba dirigido el ataque. El Gobierno apunta directamente como mandante al capo fronterizo Ronaldo Rodrigo Benites, alias Galán (32), quien fue delatado por sus cómplices. Se recuperó un impresionante arsenal que estaba enterrado.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/2QZXZX2SRVE3NMR2BYKAJ7XX3A.jpg

El más importante de los tres allanamientos simultáneos se produjo a las 17:30 en una casa situada detrás del Cementerio del Este, en el barrio Santa María de Asunción, ya casi en el límite natural con Luque.

En el lugar fueron hallados un coche Toyota, una camioneta Hyundai y otra Chevrolet Tracker, gris y sin chapa. Esta última fue grabada en la escena del ataque a tiros en el que murió el niño Gabriel Giménez González, de cinco años de edad. 

El padre del pequeño, Willian Giménez Bernal (28), quien era el verdadero objetivo de los sicarios pero que logró salvarse inicialmente, se voló la cabeza segundos después con su propia pistola, dentro de la misma camioneta que conducía, al ver a su vástago destrozado por las balas. La teoría del suicidio fue confirmada ayer en conferencia de prensa por el médico forense del Ministerio Público, Pablo Lemir.

PUBLICIDAD

Asimismo, la Policía encontró enterrado en un tambor, en medio del patio, un arsenal compuesto por fusiles de guerra, pistolas y centenares de municiones, algunas de las cuales fueron empleadas en la muerte de la citada criatura.

¿Cómo llegaron a ellos?

El nutrido grupo policial estuvo conformado por efectivos de varias unidades que se unieron para seguir las pistas de la red criminal.

Los trabajos venían siendo dirigidos por el propio ministro del Interior, Lorenzo Lezcano, quien en contacto con radio ABC Cardinal reveló ayer que el hallazgo de un celular de los sicarios en la escena del crimen fue determinante para localizarlos.

Ese teléfono que uno de los fusileros dejó caer tenía varias comunicaciones con otros números, uno en particular que fue rastreado durante las últimas 48 horas y que al ser nuevamente usado permitió a la Policía saber dónde mismo estaban escondidos los delincuentes.

Esa primera pista fue un dúplex en el barrio Manorá de Asunción, que también fue allanado y que sería el lugar donde estaban viviendo los bandidos que mataron a Gabriel Giménez. 

El desplazamiento del usuario de ese celular también ayudó a ubicar otro dúplex en el barrio San Pablo, siempre en la capital, donde la banda participó de una fiesta el jueves de noche, celebrando la muerte del pequeño y de su padre.

Finalmente, ayer a últimas horas de la tarde, el mismo sujeto que usaba ese teléfono móvil se trasladó hasta la guarida situada detrás del Cementerio del Este, donde se llevó a cabo la intervención más importante.

En dicho lugar, cayeron presos el brasileño Bruno Henrique Reis de Oliveira (35), quien es un soldado fichado del grupo criminal de su país Comando Vermelho, y los paraguayos Diego Niz Pérez (28) y Rony Maximiliano Román Ramírez (25), ambos matones conocidos en Pedro Juan Caballero. Asimismo, fue demorada Ruth Nataly Echagüe Benítez (27).

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD