Ciudadanía tumba al clan Zacarías Irún, ahora la labor es de la Fiscalía

Años de lucha ciudadana consiguieron echar del poder al clan Zacarías Irún. Los reiterados e insistentes pedidos de intervención de la Municipalidad de Ciudad del Este permitieron que ella se produzca y se confirmara la existencia de groseras irregularidades, también constatadas por la Contraloría. La ahora exintendenta Sandra McLeod fue imputada por malos manejos en la Comuna y su marido, el senador Javier Zacarías Irún, es investigado por lavado.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/6626SHVOGBGJ7PDICS36BDQS2E.jpg

Luego de casi dos décadas de manejar a sus antojos el municipio de Ciudad del Este, el clan Zacarías Irún fue expulsado de la jefatura del organismo comunal.

La Cámara de Diputados decidió, por unanimidad de los 52 presentes en la sesión, destituir a Sandra McLeod de la Intendencia, luego de que la intervención que había sido solicitada por la ciudadanía y la Junta Municipal, detectara una treintena de irregularidades graves. De acuerdo con las declaraciones de la interventora, Dra. Carolina Llanes, el daño patrimonial a las arcas municipales superaría los G. 100.000 millones.

Casi en paralelo a la finalización de la intervención de la Municipalidad de CDE, la Fiscalía anunció la imputación de Sandra McLeod y de su esposo, el senador cartista Javier Zacarías Irún, por declaración falsa.

Además, el agente fiscal René Fernández solicitó la reapertura de una investigación por enriquecimiento ilícito contra dicho senador colorado. Menos de una hora después de aquella demanda, la defensa de Zacarías Irún ya había recusado al señalado miembro de la Fiscalía, en una clara demostración de cómo el clan seguía manejando los hilos de la justicia.

El mismo día en que la Cámara de Diputados destituyó a Sandra McLeod, el Senado aprobó el desafuero de Javier Zacarías Irún.

En casi dos décadas, numerosas fueron las denuncias por supuestas irregularidades presentadas contra ambos. Ahora, la cuestión está en manos del Ministerio Público.

El despojo que intentaron concretar con Darío Messer

Mientras era asesor de Horacio Cartes en la Presidencia de la República, Javier Zacarías Irún fue clave para impulsar el proyecto de construcción de un hotel casino en la zona primaria del puerto de la capital del Alto Paraná.

El senador aparece en varias fotos de reuniones junto a los “socios” del proyecto con el que se pretendía despojar estratégicas tierras públicas al Estado paraguayo y beneficiar así a amigos del ahora expresidente Cartes.

De hecho, la casa de Javier y Sandra McLeod fue el lugar escogido para realizar una reunión entre quienes pretendían llevar adelante el plan. En las fotos aparecían Simón Falic, empresario israelí que pretendía erigir el hotel casino en Ciudad del Este, y el ahora prófugo Darío Messer, socio de Falic y del expresidente Cartes.

Cartes emitió una serie de decretos que permitirían la construcción en la millonaria zona primaria de Ciudad del Este. A la par, Sandra

McLeod operaba desde la comuna altoparanaense para llevar adelante el operativo.

El hoy diputado y exgobernador Justo Zacarías Irún formó también parte del circuito del intento de negociado. Viajó en 2013 a Israel y a su regreso anunció la “millonaria inversión”.

Los lujos y la opulencia son de origen desconocido

El imputado senador Javier Zacarías Irún (ANR, cartista) es uno de los tantos casos de personas de origen modesto que dejaron atrás la pobreza luego de su participación en la política partidaria. Hijo de una comerciante del paseo central de Ciudad del Este y de un aduanero, el actual senador tejió su caudillismo político bajo el amparo del antiguo padrino del Este, el stronista Carlos Barreto Sarubbi.

En 1993, de la mano de Barreto Sarubbi, Zacarías Irún se ubicaba en la lista de diputados por Alto Paraná, como primer suplente. En 1995 el azar lo llevó a ocupar la banca como titular. En 2001, llegó a ser intendente de Ciudad del Este.

Desde entonces, el hoy senador y su esposa, la también imputada Sandra McLeod de Zacarías, destituida como intendenta de Ciudad del Este, acumularon casi 3 millones de dólares en inmuebles, en Paraguay y Brasil. La buena vida no solo llegó para el matrimonio, sino también para todo su entorno familiar.

Hijos, hermanos y sobrinos disfrutan de una vida opulenta que incluye viajes a destinos exclusivos en Europa, ropas y accesorios de las marcas más prestigiosas y caras. Todo pagado con sueldos de la función pública.

Un millonario predio que fue regalado a amigos

Privilegiada vista al Puente de la Amistad en una zona alta y a orillas del río Paraná. Esas son apenas algunas de las muchas bondades del predio de nueve hectáreas que la municipalidad de Ciudad del Este debía destinar para la reubicación de los vendedores de la vía pública, pero que quedó en manos de empresarios amigos del clan Zacarías Irún.

Valuadas en millones de dólares por su exclusiva ubicación, las 9 hectáreas fueron declaradas de interés social y expropiadas a favor de la Municipalidad de Ciudad del Este el 14 de junio de 1990 a través de la Ley 12/90. La Junta Municipal resolvió destinarlas a la “ubicación definitiva de los trabajadores de la vía pública”.

En los últimos 11 años, shoppings y estacionamientos privados de mediano y alto vuelo se erigieron en el lugar.

Varias de las firmas que ya construyeron en el valioso inmueble están vinculadas a Andrés Tseng Lu, abogado cercano al clan Zacarías Irún y actual asesor de la comisión de Asuntos Constitucionales del Senado, por recomendación del senador cartista.

La parte que quedaba libre fue “vendida” a Royal Investments SA, propiedad de Walid Amine Sweid y Juan Carlos Sosa Barreto.

La Municipalidad fue un botín proselitista

La Municipalidad de Ciudad del Este fue utilizada como botín político del clan Zacarías Irún por muchísimo tiempo. Durante años pudieron ficharse como funcionarios de la Intendencia seccionaleros, afiliados al Partido Colorado y quienes estaban dispuestos a apoyar políticamente a los miembros del clan.

Quienes no los apoyaban, recibían en cambio persecución y amenazas, de acuerdo como señalaban numerosas denuncias a lo largo de los últimos años.

Según acusaciones de concejales opositores, en los últimos meses la administración de McLeod atrasó en varias ocasiones los pagos de los haberes de los funcionarios que no eran leales al clan.

La intervención al municipio detectó además varios casos de planillerismo. En un solo caso se detectó pagos por 5 años a una persona sin que se tengan evidencias de que haya prestado servicios, por G. 174.000.000.

La Contraloría, por su parte, descubrió la entrega irregular de beneficios, como ayuda social, justificados con certificados médicos de contenido presumiblemente falso. Antes de ser suspendida de la Intendencia, Sandra ordenó la restitución en sus cargos de cientos de funcionarios a los que había desvinculado.

Los servicios públicos, en manos de los leales

“Para los amigos, todo y para los enemigos, la ley”, repetía el dictador Alfredo Stroessner. En 2014, Javier Zacarías Irún fue grabado parafraseando a ese general.

De hecho, el clan ZI siempre benefició a sus amigos y a sus más cercanos seguidores. Fue así que entregó la explotación de los servicios públicos de Ciudad del Este a empresas de su entorno.

Por ejemplo, la compañía Vimax SA, que tiene como directivo al zacariista Ángel Villalba, fue beneficiada con la explotación de varios itinerarios del transporte público. La firma opera bajo la denominación “Alto Paraná” en Ciudad del Este, donde el pasaje es más caro que en Asunción.

En 2018, el abogado Miguel López Silva denunció que Zacarías Irún es el dueño de la empresa de transporte Vimax y que está a nombre de testaferros.

Empresarios que se negaron a entregar autobuses para actos proselitistas fueron dejados de lado de los itinerarios.

Vimax también se encarga de la recolección de basuras en Ciudad del Este, al igual que Tecnolimpia SA. Ambas, tienen como directivo a Ángel Villalba, amigo del clan.

El nepotismo o la política como negocio familiar

El senador Javier Zacarías y su esposa Sandra McLeod hicieron crecer su influencia política gracias a que ubicaron a sus familiares en puestos claves.

Justo Zacarías, hermano del legislador, fue gobernador del departamento de Alto Paraná y actualmente ocupa una banca como diputado. Además, el mismo tiene como colega a su esposa, Rocío Abed, quien asumió como diputada titular luego de que Ulises Quintana pidiera permiso por la causa judicial que existe en su contra.

Alejandro Zacarías, hijo de Justo, es actualmente concejal municipal de Ciudad del Este y fue uno de los jugadores claves para la sesión mau en la que aceptaron la renuncia de su tía Sandra de la municipalidad y se nombrara irregularmente a Celso “Kelembu” Miranda como intendente. La hija del diputado, Natasha Zacarías, está en la plantilla de Itaipú.

Margarita Zacarías, hermana de Javier y Justo, es funcionaria judicial, mientras que el marido de la misma, Juan Carlos Mieres, y el hijo, Carlos Mieres, trabajan en Itaipú. Estos son solo algunos de los cargos ocupados por miembros de este clan empotrado en la función pública desde hace 20 años.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.