EPP quería secuestrar a maderero, pero terminó matando a su hermano

El grupo criminal Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), que reapareció el lunes de tarde en un monte de la estancia “El Ciervo” de San Pedro, tenía planeado secuestrar a un patrón maderero brasileño al cual los malvivientes esperaron durante todo el día en el monte, con seis de sus empleados como rehenes. Sin embargo, como el objetivo del grupo no aparecía, los delincuentes mataron a su hermano, liberaron a los demás retenidos y quemaron el campamento.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/HSRCE23HAZC5PP4YJFCSOURJUY.jpg

El ataque se inició el lunes a las 08:00, cuando siete miembros del EPP sorprendieron a seis hombres que trabajaban en la extracción de madera en la orilla de un monte de 9.500 hectáreas, en el predio de la estancia “El Ciervo”, perteneciente al general retirado Elvio Ramón Alonso Martino.

La aparición se produjo en un sector de campamentos situado a orillas de un pequeño arroyo, en el distrito de Santa Rosa del Aguaray, departamento de San Pedro, aunque a solo 3.500 metros del límite natural con el departamento de Amambay.

Este crimen ocurrió a 4.500 metros de donde el 4 de setiembre de 2015 el EPP también había atacado un campamento de madereros y quemado sus maquinarias, y a 8.000 metros del punto en el que el 23 de setiembre de aquel mismo año los delincuentes mataron a los peones Joel Brizuela Barúa (37) y Nery Javier Peralta (25).

PUBLICIDAD

El cabecilla del grupo de atacantes fue Esteban Marín López. Otros reconocidos fueron Rubén Darío López Fernández, alias Loro; su esposa Ladi Siqueira Krauze y los hermanos Benicio Argüello y Luciano Argüello.

Los trabajadores afectados relataron al Comando de Operaciones de Defensa Interna (Codi) que los miembros del EPP los mantuvieron retenidos durante toda la mañana y que al mediodía los obligaron a que les prepararan el almuerzo.

El cabecilla de la banda preguntaba en todo momento por el patrón del grupo, refiriéndose al brasileño Celso de Campos, a quien pretendían secuestrar.

PUBLICIDAD

Aproximadamente a las 15:00 llegó al campamento el hermano del patrón, el brasileño Valdir de Campos (54 años), quien también fue tomado de rehén.

Después de las 18:00, como el verdadero objetivo del EPP no aparecía, los terroristas se quedaron con su hermano y liberaron a los seis primeros rehenes, a quienes entregaron panfletos, advertencias y luego ordenaron que caminaran hasta encontrar ayuda.

Minutos después, los seis trabajadores liberados se percataron de que el EPP estaba quemando el campamento, los tres camiones y dos tractores utilizados en la extracción de madera. Después oyeron una serie de disparos, que interpretaron eran contra ellos, por lo que salieron corriendo en distintas direcciones. Tres de las víctimas, casualmente, se encontraron con el patrón, Celso de Campos, quien se dirigía al campamento en un vehículo, y lo alertaron de la situación y regresaron con este hacia la ciudad.

Cuando un grupo táctico del Codi llegó al campamento atacado, antes de la medianoche localizó el cuerpo del brasileño Valdir de Campos, quien, según el médico forense Pedro Pablo Araújo, recibió 11 disparos. Sus verdugos utilizaron una escopeta calibre 12, un fusil y un revólver calibre 38. La víctima fue maniatada, puesta de rodillas y asesinada a corta distancia. Supuestamente, el colono murió porque desobedeció la exigencia del EPP de no deforestar.

Los otros tres trabajadores que desaparecieron, entre ellos un menor de 17 años de edad, fueron encontrados ayer.

Tras el nuevo ataque del EPP, el número 128 desde el primero que perpetró en 1997, el Codi efectuó búsquedas en la zona boscosa y sobrevuelos, que no tuvieron resultados auspiciosos.

Además de la búsqueda de los criminales, los policías y militares también trabajaban hasta ayer en la localización de varios otros grupos de madereros que trabajaban en el mismo monte.

Marito anuncia lucha cuerpo a cuerpo

EUSEBIO AYALA, Dpto. de Cordillera (Desiré Cabrera, de nuestra redacción regional). El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, anunció ayer que seguirá con una lucha frontal contra el crimen organizado, aludiendo al nuevo ataque del grupo criminal EPP, que el lunes de tarde asesinó al brasileño Valdir de Campos (54) en la estancia “El Ciervo” de San Pedro.

El mandatario afirmó que será una lucha día a día, cuerpo a cuerpo, sin tregua y sin pausa. “Tenemos cinco años para acabar con estos delincuentes comunes”, expresó durante su visita al Centro Nacional de Producción de Alevines, en esta ciudad.

“Reitero mi compromiso con el pueblo paraguayo de luchar contra el crimen organizado. Van a tratar de protegerse, van a reaccionar, están incómodos hoy en el Paraguay y vamos a tener días de victoria, días de derrotas, vamos a tener días complicados como estos, pero vamos a seguir trabajando sin pausas”, manifestó.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD