Multitudinaria caravana por Pablo en Curuguaty

Una multitudinaria caravana recorrió al caer la noche de ayer las calles de Curuguaty para exigir “paz y justicia” por el alevoso y cobarde asesinato del corresponsal de ABC, Pablo Medina, y su asistente Antonia Maribel Almada. La multitud también recordó a otras víctimas de la inseguridad y reclamó por la liberación de Arlan Fick y Edelio Morínigo, secuestrados por el EPP.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/SDMM436QXVAO5N7VJAQB7CMY2I.jpg

CURUGUATY (Enviados especiales y corresponsales). Familiares, jóvenes, periodistas locales, bomberos y ciudadanos protagonizaron una multitudinaria marcha pacífica por el centro de esta ciudad para exigir el esclarecimiento del homicidio del periodista Pablo Medina y la joven Antonia Maribel Almada.

La multitud, que se autoconvocó por las redes sociales, se agolpó frente a la plaza Los 34 Curuguateños, al son de “Patria Querida”, con cintas negras, velas y fotografías de los asesinados por sicarios de la zona.

La marcha, que se inició con el grito unánime de “¡Queremos paz y justicia!”, fue encabezada por efectivos del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Curuguaty.

PUBLICIDAD

Virgilio Asterio Medina, el hijo menor del periodista asesinado, comenzó a gritar constantemente “¡Pablo vive!”, que fue coreado por la multitud. También participaron del acto familiares de Antonia Maribel Almada y repudiaron los homicidios registrados en la zona.

Después de recorrer el centro de la ciudad, la multitud hizo una parada en la casa de Medina, donde se vivió el momento más emotivo, cuando los familiares se quebraron emocionalmente, como muchos que formaban parte de la marcha, mientras se oía el grito intenso de “¡Pablo vive!”.

Los manifestantes retornaron nuevamente a la plaza central, donde culminó el multitudinario acto, con el reclamo de una sociedad más justa y un país más desarrollado en medio de un clima de seguridad.

PUBLICIDAD

Los curuguateños también recordaron a otras víctimas de la mafia del narcotráfico en la zona y, de igual manera, exigieron que la Justicia esclarezca estos casos.

Reclaman por Arlan y el policía

Los manifestantes tampoco se olvidaron de Arlan Fick y el suboficial de Policía Edelio Morínigo, quienes fueron secuestrados por el grupo criminal Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), que opera e infunde terror entre habitantes del norte del país.

Al grito de “¡Liberen a Arlan y Edelio!”, clamaron por su inmediata liberación.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD