Policía evita un inédito ataque con coche bomba

La Policía eliminó ayer a tres brasileños, presuntos miembros de la facción criminal carioca Comando Vermelho, al tomar por asalto la casa que alquilaban en Presidente Franco, Alto Paraná. En la guarida se hallaron un coche bomba cargado con 84 kilos de dinamita en gel y una camioneta equipada con un fusil de alta precisión con los cuales los delincuentes supuestamente pretendían atacar la Agrupación Especializada de Asunción para liberar a su jefe “Marcelo Piloto”.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/UZCXV7VBFBDWPB3IDUV2KIYCTE.jpg

PRESIDENTE FRANCO, Dpto. de Alto Paraná (Iván Leguizamón, Arcenio Acuña, Sergio Ucedo y Aníbal Céspedes, enviados especiales). El operativo policial se inició a las 05:35, cuando nueve hombres del departamento de Interpol atropellaron una casa situada en la avenida Lic. Miguel Medina esquina avenida Monday, en el barrio Área 5 de esta ciudad, donde en la noche previa se hizo una farra de la que participaron al menos una docena de brasileños.

Los agentes entraron por el portón principal y sorprendieron a los últimos tres brasileños que seguían tomando cerveza en la entrada de la casa. Estos resultaron ser Luis Miguel Ronckzkoski Román (27 años), Carlos Cardoso (23) y Alison Antunes da Rocha (19).

Al detectar a los uniformados, los extranjeros entraron a las habitaciones y uno de ellos salió al patio armado con un fusil AK47 calibre 7.62 y otro con un rifle AR15 calibre 5.56. El tercero se parapetó en la cocina, desde donde por medio de una ventana atacó a los agentes con una pistola calibre 45.

PUBLICIDAD

El subjefe de la oficina regional de Interpol en Alto Paraná, subcomisario Fredy Duarte, dijo ayer que el mayor temor de ellos era que las ráfagas de disparos alcanzaran uno de los dos vehículos estacionados en el patio trasero, que eran una camioneta Ford EcoSport y un automóvil Volkswagen Bora.

Resulta que los efectivos policiales ya sabían, gracias al trabajo de inteligencia que venían desplegando, que en el aguantadero había un coche bomba y otra camioneta equipada con armamento pesado. 

Entonces, los uniformados tuvieron que resistir inicialmente el fuego enemigo hasta que los tiradores brasileños adoptaran nuevas posiciones de ataque. 

Cuando dos de los criminales se colocaron en el patio y el coche bomba finalmente quedó fuera de la línea de fuego, los policías respondieron a la hostilidad y eliminaron a los fusileros adversarios. El tercer delincuente cayó en la cocina donde estaba atrincherado.

Esta prudente maniobra evitó que el coche bomba fuera alcanzado por las balas y que estallara en el mismo lugar, lo que a su vez hubiese provocado una catástrofe sin precedentes en la historia del país, ya que el Volkswagen Bora estaba cargado con 84 kilos de dinamita en gel conectados a un sistema de cableados y de mechas incendiarias.

Luego de que la escena fuera asegurada, entraron a la casa los fiscales Alicia Sapriza y Hugo Volpe de la nueva unidad especializada de lucha contra el Crimen Organizado, quienes avalaron la intervención.

Reactivaron el plan de ataque

Volpe certificó la versión ofrecida por la Policía, de que se trataría de una célula del Comando Vermelho que reactivó el plan de ataque al cuartel de la Agrupación Especializada de la Policía Nacional, ante el fracaso de un primer equipo de la misma facción criminal que fue desbaratada por la Senad el 4 de octubre pasado en Asunción.

Aquella vez, cayeron cuatro hombres y una mujer brasileños que estaban a punto de atropellar el cuartel policial para intentar rescatar al jefe narco Marcelo Fernando Pinheiro Veiga (43), alias “Marcelo Piloto”, considerado como uno de los principales proveedores de drogas y armas del Comando Vermelho.

“Marcelo Piloto” fue arrestado justamente por la Senad el 13 de diciembre del año pasado, en su escondite de la ciudad de Cambyretá, departamento de Itapúa. 

Inicialmente, la intención original era expulsarlo del país y entregarlo al Brasil, donde tiene pendientes varias condenas de hasta 30 años de cárcel. 

Sin embargo, extrañamente fue retenido en nuestro país y procesado por usar una cédula falsa, en una maniobra considerada como una gran ayuda procesal.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD