Presidenta del IPA gana más que el mismo ministro de Hacienda

Cuando que los artesanos en promedio ganan menos del salario mínimo, la presidenta del Instituto Paraguayo de Artesanía (IPA), Esmilse Bobadilla, se pega el lujo de cobrar G. 32 millones, incluso más que el propio ministro de Hacienda.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/2VEVAGWGLVHQJC3JH7MM73LRTM.jpg

El ministro de Hacienda, de acuerdo con el Presupuesto General de la Nación (PGN), tiene un salario base de G. 22 millones más gastos de representación de G. 2.851.200, lo que totaliza G. 24.851.200.

Sin embargo, la presidenta del Instituto Paraguayo de Artesanía (IPA), Esmilse Bobadilla Núñez, quien también es presidenta de la seccional colorada de Limpio, cobra mensualmente 31.413.000 guaraníes, de los cuales su sueldo es G. 22 millones; gastos de representación, G. 2.164.000, y nada menos que 7.249.000 guaraníes por “responsabilidad en el cargo”.

¿Puede acaso la presidenta del IPA tener más responsabilidades que el propio ministro de Hacienda?

PUBLICIDAD

Hay que tener en cuenta que cuando llegó al Instituto en el 2013, la presidenta de los artesanos tenía un salario base de solo G. 6.980.000, el cual aumentó a G. 15.000.000 en el 2015 y para este año ya trepó a la nada despreciable suma de G. 22 millones.

Pero el festín salarial en el IPA no termina con la presidenta Esmilse Bobadilla. Su directora general, Zulma Zaracho de Estigarribia, pasó de ganar G. 3.116.100 como salario base en el 2014 a nada menos que G. 8.300.000, aunque en total percibe mensualmente la suma de G. 15.500.000, de los cuales G. 4.700.000 corresponden a “otros gastos” (?), algo que la dirección del IPA debería explicar en qué consiste.

Asimismo, la secretaria privada del IPA, Hilda Pereira (madrina de Esmilse Bobadilla), percibe mensualmente la nada despreciable suma de G. 13 millones. Pereira es comisionada del Instituto Nacional del Cemento (INC), donde también estaría cobrando otros millones de manera ilegal.

Total incoherencia

El IPA es un instituto con no más de 110 funcionarios de los cuales solo 17 son instructores de artesanía y el resto son empleados administrativos, lo que muestra una total incoherencia en el manejo del organismo.

Quienes realmente trabajan por y para los artesanos dentro del IPA perciben salarios miserables en comparación con los millones de la presidenta y su entorno. Por ejemplo, el instructor de cerámica y pintura al óleo, Enrique Centeno, percibe apenas G. 2.400.000 que con los descuentos llegan a solo G. 1.900.000. Centeno es de Areguá y debe pagar seis pasajes por día para llegar al IPA.

Así también, Luis Caballero, instructor de Marroquinería, percibe no más de G. 2.500.000; Norma Martínez Valdez, instructora de Ñandutí, gana G. 2.400.000, entre otros. Ellos no han tenido ni un aumento durante la administración Bobadilla (ver facsímil).

mvelazquez@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD