Procesado por lavado y evasión en Italia abrió offshore desde Paraguay

Un ciudadano italiano que fue investigado por lavado de dinero y evasión en su país natal consiguió abrir varias empresas de portafolio en paraísos fiscales a través del bufete Mossack Fonseca. Lo hizo desde Paraguay.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/I4ZBO2PDQJCWVAEQOEQFYW3F64.jpg

Mayo de 2011. Un operativo de la Policía Tributaria en la pintoresca ciudad de Arzignano, región del Véneto (norte de Italia), terminó con la detención de Donato Verlato y su esposa.

De acuerdo con las crónicas de la época publicadas por Il Giornale Di Vicenza y el Corriere del Veneto, Verlato formaba parte de un importante esquema de lavado de dinero y evasión tributaria. Su detención se dio luego de dos años de haberse iniciado la investigación y era acusado de haber evadido alrededor de un millón de euros. Lo que se desconocía hasta ahora era que este hombre de 53 años tenía contactos con Paraguay.

Meses antes, una offshore 

PUBLICIDAD

En setiembre de 2010, meses antes de su detención, Donato Verlato creó una empresa offshore en las Islas Vírgenes Británicas (BVI, por sus siglas inglés).

El nombre escogido fue ASUNCIÓN TRADE GROUP LTD y fue inscrita ante los Registros Públicos con ayuda del bufete panameño Mossack Fonseca, centro del escándalo mundial de los “Papeles de Panamá”.

Documentos internos del bufete revelan que Verlato hizo las gestiones a través de la oficina en Uruguay.

Además de Donato, figuran como propietarios de la empresa Giovanni, Verónica y Tommaso Verlato.

Dirección paraguaya 

La empresa tuvo un intenso movimiento durante varios años, según se puede notar en el intercambio de correos electrónicos. En 2016, luego del escándalo de los Papeles de Panamá, los empleados de Mossack Fonseca se pusieron en campaña para identificar a sus clientes y solicitaron documentos a los propietarios de estas empresas.

En medio de las idas y venidas, los abogados de Verlato enviaron una factura de televisión paraguaya por cable para confirmar la dirección del ciudadano italiano. Según el documento, vive en la zona de Costa Fleitas en Areguá, departamento de Central.

De hecho, tanto Donato como Giovanni ya poseen documentos de identidad paraguayos, según el intercambio de correos.

Ambos aparecen vinculados en Paraguay a una empresa llamada VI SA. La firma fue constituida en mayo del año pasado con un capital de G. 5.500 millones y declara dedicarse a actividades ganaderas, agrícolas, avícolas y forestales.

Otras dos antes 

Los documentos revelan además que Verlato era el propietario real de otras dos firmas de portafolio creadas con la ayuda de Mossack Fonseca: Ripley Service Corporation y Absolute Equalization.

La primera fue creada en 2005 en Bahamas y la segunda en 2009 en Seychelles, considerado también un paraíso fiscal.

“Cuero sucio” 

De acuerdo a las autoridades italianas, Verlato –un empresario de la curtiembre– había formado parte de un esquema al que llamaron “Cuero sucio”.

Verlato se encargaba de meter pieles desde el extranjero –principalmente países sudamericanos como Brasil– a Italia. Para el procedimiento –según denuncias– utilizaba empresas que se dedicaban a la producción de celulosa y papel. 

El empresario curtidor consiguió no pagar un solo euro gracias a un cuidadoso y bien montado esquema de facturas falsas. Usando dos empresas consiguió evadir al menos un millón de euros hasta ese momento, según denuncias. 

Verlato burlaba los esquemas tributarios haciendo correr el dinero a través de cuentas establecidas en diversos países para terminar luego en cuentas bancarias abiertas en Suiza o Luxemburgo. De hecho, las empresas offshore creadas por Mossack Fonseca para Verlato aparecen otra vez vinculadas a varias firmas de portafolio en una red que se hace difícil de seguir por momentos. 

Cierre tras el escándalo

Como pasó en tantos otros casos, Verlato quedó preocupado luego del escándalo y las publicaciones mundiales desatadas en abril de 2016 como consecuencia de las revelaciones de los Papeles de Panamá. 

Apenas semanas después de las primeras publicaciones, sus abogados iniciaron las gestiones necesarias para solicitar el cierre o cambio de agentes registrados. Algo que se concretaría días después.

La caída de MossFon

Una nueva filtración de documentos del bufete panameño Mossack Fonseca (MossFon) tras el escándalo de los Papeles de Panamá revela cómo se dieron fugas masivas. Alrededor de 1.200.000 archivos de la empresa fueron nuevamente filtrados al diario alemán Süddeutsche Zeitung que compartió los datos con el Consorcio Mundial de Periodistas de Investigación (ICIJ).

juan.lezcano@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD