Revelan que Tabesa hace fortuna con el tráfico ilegal de cigarrillos al Brasil

Tabacalera del Este SA (Tabesa), del expresidente de la República Horacio Cartes, produce mucho más cigarrillos de lo que se consume en nuestro país y la mayor cantidad de su producto termina en el mercado negro de Brasil, según una investigación canadiense.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/2ZIXRNB2E5CK3L5ISLFA2YQH4U.jpg

El estudio titulado: “Pensamos globalmente: la escalada de la paraguaya Tabacalera del Este como una amenaza para el control mundial de tabaco”, concluye que Tabesa, empresa de Cartes, usó las rutas del contrabando abandonadas por British American Tobacco y Philips Morris International a finales de los 90 –cuando Brasil aplicó una tasa de impuesto de 150% a la exportación de cigarrillos– para vender sus productos de forma ilegal especialmente en Brasil, donde no existe exportación legal de cigarrillos paraguayos. Es desde el año 2000 cuando se nota un repunte en la producción de Tabesa. “La producción (de Tabesa) aumentó en volumen en un notable 2.592% entre los años 2000 y 2010, gran parte del cual se exportó a Brasil y otros países ilegalmente. Primero, Tabesa creó nuevas marcas (por ejemplo, Rodeo, Ocho), las fabricó en el país y luego las exportó a través de canales ilícitos”, dice el estudio, que ahora es de dominio público. ¿El mercado destino? Brasil, a donde Paraguay no reporta un solo pabilo exportado de manera legal.

¿Qué dice Tabesa? 

El gerente de Tabesa, José Ortiz, afirmó que el 90% de la producción de Tabesa es comprada en Paraguay a través de 18.600 distribuidoras. Reconoció que hay contrabando hacia el Brasil, pero dijo que este es un fenómeno que se da por los altos impuestos que el cigarrillo paga en ese país y expuso que si Paraguay hace de igual forma, el mercado brasileño hará lo mismo con cigarrillos de otro país y no el nuestro.

PUBLICIDAD

La cantidad exorbitante de distribuidoras de Tabesa cifradas por Ortiz condice con un dato citado en el estudio científico. Uno de los 42 entrevistados en el artículo científico fue una autoridad brasileña con conocimiento del tráfico de cigarrillos y esta persona contó que el modus operandi de las tabacaleras que hacen contrabando, entre ellas Tabesa, es el de crear “empresas en todas partes para que el producto desaparezca”.

Según Ortiz, Paraguay consume 100 toneladas de tabaco por día, lo que al ratio de 956,4 cigarrillos por kilo que utiliza el estudio y considerando 7.000.000 de habitantes en nuestro país, da un promedio de 14,2 cigarrillos consumidos por persona por día.

“Nuestros datos sugieren que Tabesa está produciendo muchas más veces más cigarrillos que posiblemente podrían consumirse a nivel nacional”, respondieron los investigadores a la versión de Ortiz. De ser cierta la aseveración de Ortiz, los 570.000 paraguayos que fuman deben consumir 1.363 cigarrillos por día cada uno para cumplirse lo que dijo.

PUBLICIDAD

“Dado que el consumo interno de Paraguay es de alrededor de 4.000 millones de pabilos, y las exportaciones legales oficiales son de 2.100 millones de pabilos (NdR: por mes), esto sugiere que de 19 a 30 mil millones de cigarrillos fabricados por Tabesa pueden estar ingresando al mercado ilícito anualmente”, dice el documento.

Relación con el crimen

El diario O Globo de Brasil publicó en octubre pasado que el cigarrillo paraguayo financió el crimen organizado por 271 millones de reales, unos US$ 72.000.000, desde enero a setiembre de este año, según sondeo de Ibope. “Los policías federales afirman, con base en la estructura ya identificada, que el contrabando de cigarrillos se ha convertido en uno de los mayores financistas de criminales vinculados al Comando Vermelho y al Primer Comando de la Capital (PCC). Los recursos obtenidos con la venta ilegal se utilizan en la compra de armas y municiones”, señala.

La instalación de Tabesa en la ciudad de Hernandarias no es casualidad para el estudio canadiense. “Un segundo factor externo en el rápido crecimiento de Tabesa fue un entorno regulatorio permisivo. La llamada ‘Triple Frontera’ (compartida por Paraguay, Argentina y Brasil) ha sido durante mucho tiempo una importante zona de tránsito para el contrabando, dada la presencia de múltiples puntos de entrada en la frontera por aire, tierra y agua, junto con controles de frontera débiles”, indicó.

La publicación de O Globo recuerda que en el Brasil ningún cigarrillo de ese país puede ser vendido por menos de 5 reales (G. 8.000), pero los contrabandistas de frontera compran en Paraguay por 0,70 reales (G. 1.120) y lo venden en Brasil por 2,5 reales (G. 4.000), dijo Luciano Flores Da Lima, delegado de la Policía Federal en Mato Grosso do Sul.

jcalcena@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD