Senador quiere impedir que Congreso se convierta en un “aguantadero”

El senador liberal Carlos Amarilla informó ayer que está estudiando la reglamentación del artículo 191 de la Constitución, que se refiere a la inmunidad parlamentaria, para evitar que el Congreso se convierta en un “aguantadero”. Recordó que es necesario establecer con claridad que el fuero tiene que estar vinculado exclusivamente a la labor parlamentaria. Lamentó que hoy se haga una interpretación extensiva de que esa inmunidad es personal. “Es preciso poner límites”, expresó el legislador.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/TLXFABSVZRDRDKMZTKV6HSATVY.jpg

Tras el frustrado intento de desafuero del senador colorado Víctor Bogado, Amarilla anunció ayer que está trabajando con un grupo de colegas para reglamentar el artículo constitucional, con el objetivo de determinar hasta dónde le alcanza la inmunidad a un legislador.

A su criterio, el artículo 191 de la Constitución Nacional es bastante claro porque solo le protege al parlamentario en su labor legislativa.

A modo de ejemplo señaló su caso particular. Amarilla fue gobernador por el departamento Central y renunció para candidatarse a senador en el presente periodo 2013-2018. “Si la Fiscalía me imputa por un supuesto delito o crimen en el manejo administrativo de la Gobernación, no me protege mi fuero de senador porque la ilegalidad de la que se me estaría acusando la cometí durante mi gestión de gobernador”, añadió.

“Los fueros tienen que estar vinculados a la labor parlamentaria como de hecho dice la Constitución.

¿Por qué deben entenderse los fueros como amparando hechos que pudieron haberse cometidos fuera de esa función?”, expresó.

Sin embargo, hoy se hace una interpretación extensiva de esa inmunidad como si fuera de carácter personal.

La Constitución

El artículo 191 de la Constitución señala en su primera parte: “Ningún miembro del Congreso puede ser acusado judicialmente por las opiniones que emita en el desempeño de sus funciones. Ningún senador o diputado podrá ser detenido, desde el día de su elección hasta el cese de sus funciones, salvo que fuera hallado en flagrante delito que merezca pena corporal. En este caso, la autoridad interviniente lo pondrá bajo custodia en su residencia, dará cuenta de inmediato del hecho a la Cámara respectiva y al juez competente, a quien remitirá los antecedentes a la brevedad”.

Comentó que este artículo constitucional no prevé reglamentación legal. Pero independientemente a eso anunció que intentará redactar una reglamentación con un grupo de colegas, entre quienes se encuentra el senador del Partido Democrático Progresista (PDP) Arnaldo Giuzzio, exfiscal de Delitos Económicos.

Aclaró que hasta el momento cada legislador redactará un anteproyecto de ley y luego se reunirán para intentar armonizar las ideas.

Caso Bogado

A juzgar por el debate del jueves pasado en la sesión ordinaria del Senado, la mayoría de los legisladores aparentemente sostienen que el fuero de un congresista es absoluto y no personal.

Amarilla, quien fue uno de los cuatro liberales que votaron por el desafuero de Bogado, expresó que su colega debió someterse a la justicia para aclarar la imputación por supuesto cómplice de doble cobro de honorarios por el caso de Gabriela Quintana.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05