Tropas militares esperan la orden de Cartes para actuar

Un fuerte contingente militar arribó ayer al destacamento de Tacuatí Poty, en espera de que el Congreso apruebe la modificación de la Ley 1337 y que el presidente Horacio Cartes ordene reforzar las operaciones contra el EPP, luego del asesinato de cinco guardias de la estancia “Lagunita”. Tropas de las tres armas se encuentran en alerta roja para apoyar las incursiones.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/X7S6EOKDJRGHTOEF7DZNIAUUM4.jpg

TACUATÍ, Dpto. de San Pedro (Iván Leguizamón, Carlos Schatebehk y Roberto Torres, enviados especiales; Omar Acosta, corresponsal).Cerca del mediodía, una caravana de las Fuerzas Armadas arribó al destacamento de Tacuatí Poty, dependiente de la Tercera División de Caballería, pero que ahora pasará a funcionar operacionalmente a cargo de la Cuarta División de Infantería, cuyo comandante es el general de Brigada Mario Restituto González, coordinador de las acciones.

Alrededor de 120 militares, de las tres armas: Ejército, Fuerza Aérea y Armada, montaron campamento en dicho destacamento, que también cuenta con un grupo de 50 agentes de la Policía de forma permanente desde el asesinato del ganadero Luis Alberto Lindstron Picco (63), ocurrido a solo 2.000 metros del lugar, el 31 de mayo pasado.

Los castrenses se encuentran en apresto operacional y alerta roja, preparados como para actuar de forma directa contra el EPP, una vez que el Congreso apruebe la modificación de la Ley 1337 –con media sanción de Diputados–, para autorizar el apoyo a la Policía.

De concederse el acuerdo, el presidente Horacio Cartes deberá ordenar la incursión militar en la zona de conflicto, donde el sábado de tarde el EPP ejecutó a sangre fría a cinco guardias de la estancia “Lagunita”, en el kilómetro 366 de la Ruta III, a 50 kilómetros del destacamento de Tacuatí Poty.

Hallan cargador de fusil

Por otro lado, ayer de mañana, vecinos del asentamiento Yaguareté Forest hallaron en un camino rural, cerca de un monte donde funcionaba anteriormente un campamento del EPP, un cargador de fusil FAL calibre 7.62, con seis proyectiles dentro. El hallazgo fue reportado por agentes del puesto policial Nº 8, quienes sin embargo se reservaron la identidad de quien encontró el cargador.

Se sospecha que el cargador hallado pertenece a miembros del EPP, quienes se adiestraron por varios años en los montes de la zona, donde el 6 de febrero del 2008 hirieron a dos policías en un enfrentamiento. Asimismo, el 16 de mayo 2012, en el mismo sitio se produjo el fallido secuestro de Rudi Paetzold Machado.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.