Un solo proveedor para varias ONG

Uno de los casos más escandalosos detectados en el Indert involucra a una persona identificada como Ronald Hernán Guerrero Ovelar, quien logró facturar por importe de G. 9.386.092.760, a través de tres empresas suyas, a varias organizaciones no gubernamentales, incluyendo a una que está a su nombre. Se trata de las empresas Agromaq SA que facturó G. 3.130.856.651; 4B SRL 1.211.060.709 y Local SA G. 4.879.475.400.

Agromaq SA y Local SA tenían la misma dirección: Gral. Caballero c/ Buenos Aires, San Lorenzo; mientras 4B SRL supuestamente funcionaba en España c/ Manuel Ortiz Guerrero, también de San Lorenzo. En la actualidad, solo existe Agromaq, en una nueva dirección, en Capiatá.

Las tres firmas monopolizaron la provisión de semillas, semovientes, implementos agrícolas, realizó construcciones brindó asesoramiento técnico y servicios administrativos; lo que las convierte en empresas multiproveedoras.

Entre las organizaciones a las que proveyó las empresas de Guerrero están las que mayor montos recibieron como son las ONG Fundación para Todos, que se benefició con G. 2.209.500.000; y Yby Rory, que administró G. 4.997.672.972.

Guerrero Ovelar, no solo fue proveedor de las ONG, sino preside una de ellas. Su organización Fundación Nación Guaraní, recibió del Indert un desembolso de G. 1.225.000.000. Parte del dinero, según los documentos, fue utilizada en la compra de implementos agrícolas del local Agromaq y Local SA, perteneciente a Guerrero Ovelar.

La finalidad de la ONG era “implementar instrumentos innovadores de apoyo a la agricultura familiar”. El empresario oenegeísta también facturó por consultoría.

Guerrero Ovelar también estuvo involucrado y está procesado en el sonado caso de supuesta malversación de ayuda a comunidades campesinas, por parte del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) durante la administración del liberal Enzo Cardozo.

El Indert llevará a la fiscalía el resultado del análisis de utilización de los fondos públicos.

Otra llamativa proveedora

Nora Liz Narváez Cáceres (PLRA) es otro nombre que aparece con frecuencia entre los grandes proveedores de las ONG beneficiadas con millonarios desembolsos del Indert. La mujer era dueña de un modesto almacén denominado “Súper Nori”, ubicado en el distrito de Capiibary, departamento de San Pedro, negocio que en estos momentos ya no existe.

Según las facturas que obran en el Indert, “Súper Nori” vendió por importe de G. 2.489.946.768 a la ONG Sociedad Ecológica de Capiibary “Vida Verde” presidida por Concepción Centurión Aguilar, y por 474.012.400 a la organización Ko’ê Pyahu, de Severiano Navarro Garcete.

Narváez Cáceres también figura como miembro de la ONG Servicio de Asistencia Técnica (Sarec), que recibió un desembolso de G. 841.352.727.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05