Educación para la lucha contra uniones tempranas

El informe del Estado de Población Mundial, que el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) presenta este año, centra su atención en tres prácticas nocivas que perjudican a las mujeres y niñas en el mundo e impiden la igualdad: la mutilación genital femenina, el matrimonio infantil y la selección del sexo con sesgo de género (la preferencia hacia los hijos varones). Para la lucha contra esto, la educación es clave, asegura representante local.

La situación de la niñez en cuanto a las uniones tempranas así como el acceso a la educación pone en evidente desventaja a las niñas.
La situación de la niñez en cuanto a las uniones tempranas así como el acceso a la educación pone en evidente desventaja a las niñas.GENTILEZA

En un comunicado atribuido a UNFPA, se habla del informe de la agencia de salud sexual y reproductiva de las Naciones Unidas que destaca en su informe “Contra mi voluntad. Desafiar las prácticas que perjudican a las mujeres y niñas e impiden la igualdad”.

El mismo sostiene que el “matrimonio infantil y la mutilación genital femenina son inflingidos a las niñas por sus propias familias, las que creen, erróneamente, que eso mejorará su futuro o protegerá su virtud. También son prácticas apuntaladas por la discriminación y las normas comunitarias”.

Además destaca que “uno de cada cinco matrimonios se celebra con mujeres menores de edad. En tanto que uno de los efectos perjudiciales de preferir a los hijos varones por encima de las hijas es un impactante déficit de 140 millones de mujeres en la población mundial”, reza el informe.

Paraguay

PUBLICIDAD

En el capítulo Paraguay el tema gira en torno a una de las prácticas dañinas que se registran: el matrimonio infantil y las uniones tempranas, antes de los 18 años.

Este hecho, según UNFPA, menoscaba derechos de las niñas y adolescentes. “La mayoría de ellas se convierten pronto en madres, dejan de estudiar y viven en una situación de subordinación con sus parejas que las superan en edad”.

Al respecto, 8 de cada 10 matrimonios de mujeres entre 15 y 19 años se llevan a cabo con hombres mayores, según se consigna en los registros administrativos de estadísticas vitales 2018 de la Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos (DGEEC).

Este hecho se atribuye, según el documento a factores de arraigo histórico y culturales de nuestro país.

PUBLICIDAD

“Las uniones tempranas en el Paraguay son tales que a menudo se consideran naturales, pese a que existen leyes de protección”.

Imputación para “parejas”

A saber, se hace referencia a la Ley 6002/17 que modifica el artículo 135 del Código Penal que determina que los hombres a quienes se atribuye ser “parejas” de menores de 14 años pueden ser imputados por abuso sexual con una expectativa de pena de hasta 20 años de prisión. También la Ley 5419/15 de Reforma Parcial del Código Civil establece el aumento de la edad para contraer matrimonio. Es decir, todas las personas que no hayan cumplido los 18 años no podrán casarse legalmente, con excepciones a partir de los 16 años.

En números

A partir de cruzamientos de elaboración propia a partir de números de la Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos y la Encuesta Permanente de Hogares Continua (EPHC, 2018), se colige que existen pocos datos cualitativos y cualitativos que permitan dimensionar el tamaño del problema.

“En 2018 se ha registrado un total de 2496 personas de 15 a 19 años unidas legalmente en matrimonio, de las cuales un 82 % corresponde a mujeres . La cifra aumenta cuando se contemplan las uniones de hecho, que suman 41.308 en personas de 15 a 19 años. De ellas, el 71,2% son mujeres, es decir, dentro de las personas unidas en esa franja etaria, 7 de cada 10 son mujeres. Esta situación se da con mayor frecuencia en zonas rurales, donde un poco más de 1 de cada 8 mujeres (13,4 %) se encuentra dentro de un matrimonio infantil o en unión temprana, fenómeno que en entre adolescentes de zonas urbanas se da a razón de un 8,6%”, revela el documento de UNFPA.

Covid-19 y dificultades

El documento también detalla que ante la pandemia del covid-19 los diversos programas como los que centran los esfuerzos “para erradicar el matrimonio infantil, lo que de manera potencial se traduciría en 13 millones de matrimonios infantiles adicionales entre 2020 y 2030.

Además, mientras la pandemia continúe, el número de mujeres que no puede tener acceso a planificación familiar, que enfrenta embarazos no planeados, violencia por razón de género y otras prácticas nocivas podría dispararse en los próximos meses”.

Para Rocío Galiano, representante nacional del UNFPA, “Una de las estrategias más eficaces para luchar contra las uniones tempranas consiste en mejorar la educación de las niñas. Los años de estudios constituyen un factor protector ante este tipo de situaciones en contra los derechos de niñas y adolescentes y de sus proyectos de vida”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD