Un pecado no verla

La película Pecado Original, escrita y protagonizada por la actriz, productora y escritora paraguaya, será estrenada el 19 de setiembre, en los principales cines del país.

Un pecado no verla
Un pecado no verlaGENTILEZA

Su vocación fue temprana. A los tres años ya comenzó a demostrar interés hacia la actuación, así que no tardó en tomar clases, gracias al apoyo constante de sus padres. Pero no fue hasta los 26 que decidió caminar por el séptimo arte con pasos firmes y decididos.

Maia Nikiphoroff creció rodeada de arte: cine, ballet, teatro, museo y libros. Mantiene su veta cultural, nutriéndose de genialidades. Considera importante la cultura porque es la identidad de las sociedades. En medio de esa vida llegó la oportunidad de aterrizar en Los Ángeles. El resto es historia. Llegó Pecado Original: un filme que aborda las expectativas sociales impuestas en un matrimonio y el precio que se paga por salir de esos cánones impuestos. Se circunscribe en el género de la novela negra. La dirección está a cargo de Jean Lee y es su primer largometraje. En el equipo principal figura Maia, quien encarna a Eva en esta película, una mujer casada y de familia que de un momento a otro vivencia una explosión emocional y física provocada por un hombre que no es su esposo. También están en este filme César Di Bello, quien encarna a Adrián, esposo de Eva; Alejandro Torres Menchaca (el tercero en discordia). Cacho Falcón es productor asociado en esta puesta fílmica y cuenta también con una canción original de Andrea Valobra, Llena de gracia. “Filmamos la película en diciembre de 2015. En el 2018 se estrenó en el Austin Film Festival, que se destaca por promover a guionistas emergentes, y de ahí fuimos a varios festivales, incluyendo AFI Latin America, Cinequest, Firenze Film Festival, entre otros. Nuestro agente de ventas es Shoreline Entertainment”, cuenta Maia.

El filme llega al Paraguay el 19 de setiembre y las emociones afloran, claro. “Estoy un poco nerviosa porque no sé cómo va a caer la película en el Paraguay y, al mismo tiempo, entregada. Lo que va a ser va a ser. Lo hice con amor, fiel a lo que quería contar, y ahora la película es de la audiencia. También estoy viviendo este momento con muchos desafíos nuevos, aprendiendo a enfrentarlos con calma, a confiar en mis instintos y a no callarme si hay algo que decir”, asegura.

PUBLICIDAD

Por ahora, la actriz vive en Nueva York, desde donde continúa trabajando en la promoción de Pecado Original. “Estoy terminando mi segundo largometraje Mujeres desbordadas, una antología sobre mujeres al límite de sus deseos y lo que la sociedad dicta, y yendo a casting en Nueva York”, expresa con entusiasmo.

Maia es muy cuidadosa y criteriosa a la hora de seleccionar los guiones. Para que acepte o se involucre en un proyecto, la propuesta tiene que contar con tres puntos importantes y, al menos, dos de ellos se deben cumplir. “Número uno: ¿me gusta la historia?; dos, ¿quiero trabajar con este equipo creativo? y, tres, ¿me pagan?”, revela.

Para ella, el cine es pasión, es un ancla en su vida, su motivo de ser. Y aunque tardó en alzar la voz y decir “quiero ser actriz”, el camino que al principio no fue fácil, fue dejando huellas. “Es el camino que quiero recorrer. Hice mucho teatro y cortometrajes en Los Ángeles. Luego de Pecado Original espero poder hacer más largometrajes y trabajar con directores paraguayos”.

Mientras, va a continuar escribiendo, actuando y produciendo. “Estoy considerando dirigir, todavía no sé si tengo el espíritu guerrero que requiere el papel, pero estoy analizando”, afirma.

Alterna su vida entre Nueva York y el Paraguay, ¿qué es lo que más te gusta de uno y de otro lugar? “Me gusta que tanto el Paraguay como los Estados Unidos son mis hogares. En el Paraguay tengo mis raíces, la naturaleza, mi familia y amigos, el asado y donde nacen mis ganas de escribir. Crecí jugando con mis vecinos en la calle, es el país de los amigos y soñadores. Hay mucho que explorar y redefinir. Es un país con cicatrices, pero que tiene garra. Los Estados Unidos son sinónimo de oportunidad, donde buscás ser tu mejor versión, competencia. Mi marido y su familia son de los Estados Unidos, por eso es mi nuevo hogar”.

Su frase de cabecera: “La honestidad es un trabajo diario que empieza primero con uno mismo”. “Todo lo que hago tiene que ser con amor y respeto. La vida es pasajera, todo puede terminar en un segundo, así que si quieres hacer algo, hazlo, y hazlo con mucho amor y respeto”, afirma.

Finalmente, Maia hace un llamado a los paraguayos. “¡Vayan a ver Pecado Original!” La invitación está hecha.

ndure@abc.com.py • Fotos Gentileza.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD