El renacer de Feliciano Centurión

Mantas, un delantal, almohadas son objetos cotidianos que en las manos del artista paraguayo Feliciano Centurión se transformaron en verdaderas obras de arte contemporáneo, que llegaron a ciudades como París, Nueva York y Londres. Ahora se exponen en Asunción.

El renacer de Feliciano Centurión
El renacer de Feliciano Centurióngentileza

La Fundación Texo de Asunción alberga actualmente una muestra con las obras de Feliciano Centurión y las presenta al público en forma virtual en 360°, hasta que las visitas puedan hacerse presenciales.

Para Fredi Casco, curador de la muestra Feliciano y director artístico de la Fundación Texo, el principal aporte de Centurión al arte contemporáneo paraguayo radica en su “exploración de cuestiones personales, afectivas, el uso de lenguajes y materiales de la cultura popular, y el potente discurso presente en su obra acerca de la identidad queer”.

Gabriel Pérez-Barreiro, que tuvo a su cargo la curaduría de la exhibición Abrigo, habilitada en febrero pasado con obras de Centurión en Americas Society of Visual Arts de Nueva York, también destacó la sensibilidad que marca el trabajo de este artista fallecido en Buenos Aires, Argentina, en el año 1996. “Es una obra única, que trata con mucha sensibilidad la identidad de un artista muy sensible a la naturaleza, a la cultura popular, a la ternura y el amor”, expresa a ABC Revista.

En aquella muestra, que fue interrumpida por la pandemia pero de la cual se pueden encontrar fotos y videos en las redes del espacio neoyorquino, Pérez-Barreiro reunió unas 60 obras realizadas desde finales de 1980 hasta la muerte del artista.

PUBLICIDAD

Abrigo

En cuanto al nombre Abrigo, el curador señala que se inspiró en un texto en el que Centurión hablaba del abrigo con relación a sus frazadas, sobre las cuales pintó tigres, medusas y cangrejos. “Me pareció una muy buena metáfora para el concepto de calor humano que busca en su obra, además de una forma literal de referirse al material y a su función”, detalla.

Por su parte, Casco comenta que para Feliciano realizó una selección de piezas existentes en colecciones privadas e institucionales del país, subrayando que se trata de una de las mayores exposiciones que se hayan realizado en Paraguay sobre la obra de Centurión. La muestra incluye una videoinstalación del artista Marcos Benítez sobre la intensa correspondencia epistolar entre ambos.

Misionero

PUBLICIDAD

Feliciano Centurión nació en San Ignacio, Misiones, el 20 de marzo de 1962. Cuando tenía 11 años, junto con su familia se exilió en la Argentina, radicándose en Formosa en 1974. Años después viajó a Buenos Aires para cursar el profesorado en la Escuela Nacional de Bellas Artes “Prilidiano Pueyrredón”, para luego seguir su formación en la Escuela Superior de Bellas Artes de la Nación “Ernesto de la Cárcova”.

El Centro Cultural Ricardo Rojas se convirtió en una plataforma de promoción de su obra, donde presentó varias exposiciones individuales. A lo largo de su corta, pero intensa trayectoria, hizo de nexo entre artistas paraguayos y extranjeros organizando exhibiciones en Asunción y en Buenos Aires. Antes de su muerte, a los 34 años a causa del VIH, llegó a participar de la Quinta Bienal de Cuba y de una muestra de artistas paraguayos en la Casa de América Latina en París, Francia.

Nadie es profeta en su tierra

“Si bien la obra de Feliciano ya era valorada localmente por un pequeño círculo de artistas y críticos, fue en Buenos Aires, ciudad donde vivió y se formó como artista, donde fue más reconocido”, recuerda Casco. Afirmó que, no obstante, “fue tal vez la visibilidad que le dieron últimamente el MALBA (Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires) y la Bienal de São Paulo lo que disparó su popularidad a nivel internacional”.

Para Pérez-Barreiro, la obra de Centurión “tiene una contemporaneidad absoluta”. En este sentido, remarcó su interés por presentar el trabajo de este artista paraguayo al público de Nueva York. “Estamos en un momento de revisionismo histórico en el que se busca activamente a esas figuras que fueron ignoradas en la historia del arte por su origen geográfico, su género, sexualidad o lenguaje artístico”, acotó.

En esta revalorización del trabajo de Centurión también se incluye el documental Abrazo íntimo al natural, estrenado en 2016 por la realizadora argentina Mon Ross. En este largometraje, que actualmente está disponible en YouTube, se rescatan videos del propio Centurión explicando su obra, así como testimonios de amigos y familiares, que dan cuenta de la alegría y creatividad que lo caracterizaban.

Apuesta a la innovación

Las medidas de distanciamiento social impuestas ante la pandemia obligaron a la Fundación Texo a implementar una muestra virtual en 360º grados, que le permite al público experimentar la exhibición como si estuviera parado en el lugar. No obstante, la exposición estará montada físicamente durante tres meses en este espacio asunceno dedicado al arte contemporáneo.

“Esperamos que las medidas de distanciamiento social se vayan relajando para ir programando visitas previamente establecidas al espacio, a fin de evitar aglomeraciones y respetar la cantidad máxima de personas toleradas por las reglamentaciones establecidas por las autoridades”, concluye Fredi Casco.

/más info/ www.fundaciontexo.org

malonso@abc.com.py

Fotos: Gentileza.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD