Esto sucedió

Recuento de hechos publicados en ABC Color hace 52 años

Despedida de los solteros Elma Pompa Gutiérrez Yegros y Carlos González De los Ríos en la casa de Juan Andrés Gill Ayala en 1969.
Despedida de los solteros Elma Pompa Gutiérrez Yegros y Carlos González De los Ríos en la casa de Juan Andrés Gill Ayala en 1969.

<b>Aburridas (o muy recatadas) despedidas de solteros</b>

Aunque la pandemia puso en pausa las despedidas de solteros y solteras, este evento es un clásico prenupcial: Audaces, procaces, desinhibidas con mucho bullicio y color. Sus amigos organizan para ellos y sus amigas, para ellas. Todo depende de la creatividad para dejar atrás ese ciclo que termina para dar paso a una nueva etapa en la vida. Las despedidas de soltería eran de lo más aburridas –o recatadas– hace medio siglo, según la fotografía del 23 de julio de 1969: “Para despedir de la vida de solteros a Elma Pompa Gutiérrez Yegros y Carlos González De los Ríos tuvo lugar un animado almuerzo en la quinta de Juan Andrés Gill Ayala y su esposa, María Elena Villagra Marsal”. ¡Para colmo era para los dos al mismo tiempo!

<b>Postal de la Asunción de antaño</b>

Un camión de carga, al parecer militar, realiza un aventón a un pasajero que aguardaba un ómnibus en la calle Cerro Corá entre Independencia Nacional y Yegros. Los edificios de la izquierda corresponden actualmente al Banco Nacional de Fomento y los de la derecha, actualmente desocupados (quedan fachadas solamente), eran el copetín Cabure-í y el restaurante Germania que ofrecía un “variadísimo y abundante menú” con un “excelente chopp frío”. Tenía gran afluencia a todas horas y conservaba su encanto de vieja casona convertida en restaurante en 1969.

<b>Fin de vacaciones de invierno</b>

El 23 de julio de 1969, “luego de la tradicional pausa de las vacaciones de invierno se reanudaron las clases en todas las escuelas y colegios del país, renovando la tarea de enseñar y aprender del año lectivo. Los guardapolvos blancos y las risas infantiles volvieron a ocupar las aulas de los establecimientos de enseñanza. Ayer, las calles de Asunción fueron nuevamente escenario del espectáculo puro y vivificante de la niñez, reserva del futuro del país. Las corridas y los juegos dieron la pauta del reinicio de la actividad escolar”. ¡Cuánta añoranza de ese jolgorio tenemos hoy!