Citas y hechos

Entérese qué dicen sobre Asunción ilustres pensadores y, a propósito del Día del Niño, sepa por qué se celebra el 16 de agosto en nuestro país.

Eloy Fariña Núñez.
Eloy Fariña Núñez.Gentileza

Asunción

“Asunción, la muy noble e ilustre,

la ciudad comunera de las indias,

madre de la segunda Buenos Aires

y cuna de libertad en América”.

Eloy Fariña Núñez (1885-1929) poeta y escritor paraguayo.

“La civilización del Río de la Plata no es obra de Europa: fue una empresa netamente asuncena”.

Natalicio González (1897-1966) político y escritor paraguayo.

“Asunción

¡Corazón!

de la América, cautivo

entre el hóspito paréntesis de la palma y el olivo”.

Manuel Ortiz Guerrero (1897-1933) poeta paraguayo.

“Yerutí, tú que arrullas las tristezasde mi lírica cancióncuenta y dile mis insomniosque lo sepa mi Asunción”. Federico Riera (1890-1976) poeta y músico paraguayo.

Niños mártires de Acosta Ñu

El Día del Niño se celebra el 16 de agosto en nuestro país, en conmemoración de la batalla de Acosta Ñu, en la que combatieron y fueron masacrados cientos de niños durante la Guerra de la Triple Alianza. La contienda había aniquilado la población paraguaya y, a falta de hombres, Solano López reclutó a niños de entre 10 y 14 años y con ellos fue al frente. En Acosta Ñu, junto con solo 600 soldados profesionales, alrededor de 3.000 niños, veteranos de guerra, ancianos y mujeres se enfrentaron a las tropas de Pedro II del Brasil que contaban con unos 20.000 hombres. ¿Era justo o corriente que los niños fueran enrolados? Ni lo uno ni lo otro, pero… conforme a estudios del historiador David Velázquez Seiferheld: “Por una parte, regía hacia fines de la colonia la disposición de Carlos III sobre reclutamientos para bandas de músicos militares, de niños de 10 a 15 años. Por otra parte, y por imperio de las circunstancias, ante el peligro de las invasiones inglesas, en febrero de 1807, desde Buenos Aires se dispuso el reclutamiento para milicias de individuos desde los 14 años, cuando la edad vigente era de 16 años”. Por tanto, no sería muy extraña la participación de niños en la batalla en el último tramo de la Guerra contra la Triple Alianza durante la Campaña de la Cordillera. Según datos aportados por Almide Alcaraz, gestor cultural de la ciudad de Eusebio Ayala: “Los aliados iban asolando los pueblos a su paso; desde Altos, Barrero Grande hasta llegar a Cerro Corá en Amambay. En Barrero Ñu, Campo Grande, hoy campos de Acosta Ñu, arrasaron con más de tres mil almas en agosto de 1869. Con la plaza fuerte de Piribebuy caída, el mariscal López organizó dos divisiones en el Campamento Azcurra: la vanguardia, regida por el general Francisco I. Resquín, y la retaguardia, comandada por el general Bernardino Caballero. El levantamiento del campamento, el 13 de agosto de 1869 señaló el inicio del martirologio nacional. En la noche del 15 de agosto, le avisan a Caballero del hostigamiento enemigo y la caída de Barrero Grande. López ordena a Caballero establecer líneas de contienda, ante el alcance inminente de los aliados sobre la retaguardia. El fuego se inicia a las 8:00 de la mañana del 16. La zona conocida como Díaz Cue sigue resistiendo. Los aliados repliegan su avance en busca de la primera resistencia centrada sobre el puente. Tardan casi tres horas en romper la línea en la que cae muerto el comandante Franco con la mayoría del frente del IV de Veteranos de Infantería. La resistencia de la columna paraguaya sobre el Ypaú permite a Bernardino Caballero organizarse sobre la margen derecha del arroyo Yukyry. Los niños se agigantan en la defensa y luchan en las riberas contra los aliados. El enemigo se arroja sobre el resto de los infantes, Ypaú queda cubierto de cadáveres”. (*)

Fuentes: https://proverbia.net/ / La niñez en las guerras en el siglo XIX en América Latina. David Velázquez Seiferheld. 2019.

Recopilación: Marisol Palacios mpalacios@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.