Arte: el gauchito Gil a pleno en Areguá

Una peculiar muestra de artista anónimo está en exhibición en el Centro Cultural del Lago de Areguá. Se trata de una serie de fotografías e instalaciones en torno al personaje cada vez más famoso del Gauchito Gil, figura religiosa popular a la que se rinde devoción en la Argentina y cuyos orígenes se pierden en los años de la Guerra contra la Triple Alianza.

Exposición sobre el Gauchito Gil.
Exposición sobre el Gauchito Gil.Arcenio Acuña Rojas

La muestra puede ser visitada en Areguá de jueves a domingo. Propone un recorrido por la fe y religiosidad popular de muchos creyentes en el vecino país, y últimamente genera también devotos en el Paraguay.

Es una explosión de rojo y celeste en forma de estatuillas, cartelería, banderas, estampitas y todo tipo de objetos que el artista fue recolectando a su paso por la Argentina hasta generar un volumen impresionante de objetos que hoy forman parte de su instalación.

En las paredes cuelgan impactantes fotografías capturadas por el artista durante sus viajes y estas evidencian la fuerza del personaje en la población.

Quién fue el Gauchito Gil

La leyenda dice que el 8 de enero de mil ochocientos y tantos fue degollado Antonio Mamerto Gil Núñez en manos de Juan de la Cruz Salazar, un coronel indio que lo colgó del árbol de algarrobo. El gaucho se había negado a participar de la Guerra de la Triple Alianza contra nuestro país; el motivo: Dios le había pedido en sueños no derramar más sangre de sus hermanos, por lo que fue buscado por desertor. Además, se lo acusaba de robar animales para dar a los pobres de la zona.

Resulta que ante su inminente muerte, el gauchito pidió a su verdugo que lo degollara con su propio cuchillo y le dijo que, ese día, al llegar a casa encontraría a su hijo enfermo ya curado, porque él –su víctima– lo iba a sanar.

La profecía se cumplió y el verdugo volvió con urgencia al lugar en donde había dejado al muerto y le brindó sepultura y puso una cruz en el sitio. Haber curado al hijo enfermo de su verdugo fue el primer milagro del gauchito, cuentan.

“Desde mediados de la década de 1990, el Gauchito Gil ha ganado las rutas y desde allí ha penetrado en las grandes ciudades, concentrándose en autopistas, calles y predios del gran Buenos Aires, convirtiéndose en el santo pagano más popular del país. Primero poco a poco y ahora de forma imparable, los trapos rojos de un gaucho matrero y desertor se instalaron por toda Argentina” (Fragmento de “Santos ruteros. De la difunta Correa al Gauchito Gil”, de Gabriela Saidon).

Una muestra interesante y diferente

El artista que propone la muestra es paraguayo y viajó durante más de 5 años por toda la nación argentina para hacer la recopilación, cuenta Ysanne Gayet, directora del Centro Cultural del Lago. Agrega que es una costumbre tomar algo del altar y dejar algo a cambio; fue así como pudo hacerse con tantas figuras que hoy comparte con el público.

También relata que cuando el artista comenzó con sus viajes notó una devoción más grande hacia la Difunta Correa, una santa popular de San Juan, Argentina. Con el correr de los años esta devoción se fue volcando hacia el Gauchito Gil.

Inclusive, cuenta que en la ciudad de Areguá, hoy hay un Gauchito en el Barrio Las Mercedes. “Es interesante ver cómo un culto popular se va incrementando”, reflexiona Ysanne.

Más info:

Instagram: @centroculturaldellago

Facebook: Centro Cultural del Lago

Dirección: Yegros 855, Areguá.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.