Anteojo Sports, una forma distinta de ver el fútbol

Un club con sus excentricidades, desde su denominación hasta su conducción técnica. El Anteojo Sports, del distrito caazapeño de “3 de Mayo” tiene como entrenador a un sacerdote. El plantel está compuesto, entre otros, por docentes y policías y es finalista del selectivo departamental. No pierde de vista su objetivo, la clasificación a la Copa Paraguay. Su suerte se define precisamente hoy.

Integrantes del plantel de Anteojo Sports en una práctica antes de ingresar a la cancha.
Integrantes del plantel de Anteojo Sports en una práctica antes de ingresar a la cancha.Antonio Caballero, ABC Color

No existe buscador alguno al que se pueda recurrir para obtener datos de esta llamativa historia. El comerciante Jorge Villar Castellano (44) es el presidente. Nos brindó pantallazos de la entidad que dirige desde hace muy poco tiempo. Por motivos laborales, vivió muchos años en Argentina.

Había una división en la población generada por los fanáticos del “13 de Junio” y “Mc Donalds”, de la familia Maldonado. El enfrentamiento en el pequeño pueblo, en el que en la actualidad residen aproximadamente 400 personas, no tenía sentido. Decidieron cortar por lo sano un buen día. Se reunieron, limaron asperezas y el 21 de abril de 2014 se fundó un nuevo club, cuyo nombre rinde homenaje a la comunidad, Potrero Anteojo, anteriormente parte del distrito de Yuty.

Méritos

El AS cuenta con tres títulos, obtenidos en 2016, 2018 y 2021. Su reciente coronación en la Liga 3 de Mayo le dio el pasaje al selectivo de la Sexta Federación en busca de un lugar en la cuarta edición del torneo integración de la Asociación Paraguaya de Fútbol.

La serie consagratoria contra el club Coronel Martínez se abrió el pasado domingo 13 de marzo, con un resultado adverso de 3-0 y se cierra esta tarde en suelo yuteño.

Los fanáticos tricolores de “la gafa” están expectantes, pese a la reciente caída. Es que una posibilidad como esta no se presenta con frecuencia. La coronación significaría estar en la consideración de todo el país futbolero. La doble victoria, por cualquier marcador en tiempo normal y luego en penales, es necesaria para llegar a la meta.

Chipa y Kure para fondos

La dirigencia se maneja a pulmón, como en la mayoría de los casos del balompié de tierra adentro. Obtiene ingresos con la elaboración y venta de chipa, la organización de torneos de truco y kure. Este último evento consiste en un certamen futbolístico relámpago que otorga un chancho al campeón.

Educadores y efectivos policiales forman parte de la dotación de jugadores. Profesionales suficientemente preparados para orientar a sus compañeros de otros rubros que luchan para afrontar las necesidades. Existen chicos que realizan tareas en construcción, agricultores, a los que a veces se les dificulta entrenar.

Uno de los buenos referentes del elenco es olero. Si se ausenta en su trabajo no cobra, por ello la comisión le abona el jornal de G. 80.000 para que, al menos una vez por semana, pueda asistir a las prácticas. Para la economía local, es una tarifa ya elevada, pero como su aporte es importante, el DT pide contar con su concurso para el repaso táctico.

Amor a la camiseta

Nada de premios por triunfos. Todo es por amor a la camiseta. La recompensa para los muchachos consiste en el afecto de la gente, sobre todo en esta sorprendente campaña departamental. Una tradición es el caldo de pescado tras cada ensayo. Es que deben rendir en todas las canchas. Por lo menos retornan a sus hogares con las pilas cargadas, para encarar horas después una nueva jornada laboral.

El presbítero Óscar César Hermosilla (49), cura de la parroquia San Pablo de Caazapá, dirige técnicamente al AS. Debe desplazarse unos 60 kilómetros para llegar a los entrenamientos en 3 de Mayo, al igual que algunos atletas, quienes por lo general se trasladan en moto, el medio más rápido y económico.

Las prácticas se desarrollan los martes, jueves y viernes, si el tiempo ayuda. Un día lluvioso, altera totalmente los planes. Cuando el “profe” no puede asistir por los compromisos en su iglesia, las movilizaciones son dirigidas por los componentes de su staff.

“Desde pequeño, en mi infancia, me gustó y practiqué el fútbol”, expresa el religioso, en su momento un voluntarioso lateral derecho cuya ficha está en Coronel Martínez, curiosamente “nuestro ocasional adversario”.

“Soy mentor, fundador de la Liga Independencia (Guairá), donde fui presidente”, menciona Hermosilla, por cuyas venas corre el deporte. Hizo curso de arbitraje de la Unión del Fútbol del Interior, hasta que se le presentó la ocasión de dirigir. Amplió sus conocimientos y desde su función deportiva intenta guiar a los jóvenes.

“Acompañé al cuerpo técnico de Antejo desde la etapa semifinal de la Liga (el DT de cabecera era Roberto Torres). Salimos campeones y la directiva me propuso que dirija. Siempre me gustó dirigir”, comenta.

En un deporte muy pasional, es muy difícil controlarse y evitar proferir algunas malas palabras, generalmente dirigidas a los árbitros. “Hablo antes del partido a los jugadores, que estén bien mentalizados. Les dejo que actúen con confianza, hago observaciones, nada más. Nadie podrá decir que haya ofendido ni al réfere, ni a nadie”, acota el religioso. Eso no significa que los jugadores no recurran a algunas puteadas.

Antes y después de los partidos rezan para que las cosas salgan bien. Dios en primer lugar. “Hacemos siempre una dimensión espiritual fuerte”. Su papel termina con el pitazo final. Las cosas que puedan ocurrir en el tercer tiempo, ya escapan a su territorio. Es que la “hidratación” posterior al esfuerzo es inevitable. Sobre si percibe algo por su servicio como técnico, la respuesta es clara: “Al contrario, colaboro”.

Religión y fútbol

El presidente de club, Villar Castellano, menciona que el pa’i Óscar es un colaborador de años de la entidad y que al cabo de la temporada 2021, le propuso estar al frente al grupo en este nuevo ciclo. “Otoka ndéve le dije y aceptó el reto”.

“Entiende mucho de fútbol, insiste en la disciplina, se le respeta de otra manera. Es serio y sabe llegar a los jugadores, les habla de sus padres, sus familiares, la responsabilidad con la que deben encarar las cosas. Fue un gran cambio; todos le hacen caso. Al que quiera macanear, le quita del equipo y listo”, refiere el dirigente.

Al surgir esta curiosa combinación de un club con llamativo nombre y que cuenta con un sacerdote como entrenador, pueden brotar muchos comentarios jocosos, como el consejo a los atletas para que no pierdan la fe, sobre todo después de perder en casa y que tengan siempre a la vista el objetivo consagratorio.

Es normal que algunos futbolistas se desconcentren en los cotejos decisivos, pierdan la marca, fallen una chance de gol frente al arco y cosas así. Pero, los chicos del AS suelen estar enfocados, despiertos, con los ojos bien abiertos y la visibilidad de 20 kilómetros, como anuncian en meteorología cuando todo está normal.

Este presente, que les permite en cierta medida salir del anonimato, no es motivo de la casualidad, sino del sacrificio de un grupo pequeño y solidario. Juegan cada partido con garra y determinación. Tienen aguante, no son de los que buscan la sombra cuando el calor es intenso e insoportable. Actúan con la rigidez del armazón y apoyados por su director espiritual, se muestran transparentes como el vidrio. Y esta unión de los componentes fortalece a... Anteojo Sports.

INTEGRANTES DEL PLANTEL

Jorge Denis Maldonado, docente

Ismael Cabral Rios, olero

Rodrigo Giménez, albañil

Lucas Torres, policía

Cristian Stern, estudiante

Iván Benítez, estudiante

Reginaldo Ruiz Díaz, docente

Ricardo Iván Benítez, policía

Cristian Trinidad, agricultor

Néstor Maldonado, docente

Arnaldo Atilano Torres, policía

Alex Galeano, albañil

Matías Torres, estudiante

Nilson Torres, policía

Osmar Maldonado, docente

Fredy Cabañas, policía

Andrés Martínez Benítez, agricultor

Augusto Tandí, estudiante

Elizardo Aquino, agricultor

Gabriel Cabrera, estudiante

Cristian Galeano, estudiante

vmiranda@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.