God save the king, ¿cómo dijo?

Entérese cómo nace la canción patriótica God save the king, su significado y usos.

Reina Isabel II.
Reina Isabel II.Shutterstock

De dónde proviene la frase God save the king

El deceso de la reina Isabel II, además de ser un hecho histórico que conmocionó al mundo entero, pues la monarca llevaba en el trono más de 70 años, también produce grandes cambios. Carlos III la sucedió en el trono.

Con esto se produjo uno de los primeros cambios: el del Himno Nacional Británico, que en su forma actual se remonta al siglo XVIII. Las palabras y la melodía son anónimas y pueden remontarse al siglo XVII. God Save The King fue una canción patriótica interpretada públicamente por primera vez en Londres en 1745, que llegó a ser conocida como el Himno Nacional a principios del siglo XIX.

En septiembre de 1745, el “joven pretendiente” al trono británico, el príncipe Carlos Eduardo Estuardo, derrotó al ejército del rey Jorge II en Prestonpans, cerca de Edimburgo. En un ataque de fervor patriótico al llegar la noticia a Londres, el líder de la banda en el Theatre Royal, Drury Lane, arregló God Save The King para una presentación después de una obra.

Fue un tremendo éxito y se repitió todas las noches. Esta práctica pronto se extendió a otros teatros, y así se instauró la costumbre de saludar a los monarcas con el canto cuando entraban en un lugar de espectáculo público.

No existe una versión autorizada del Himno Nacional, ya que las palabras son una cuestión de tradición. Las palabras que se usan actualmente son las cantadas en 1745, sustituyendo “reina” por “rey” cuando corresponda. En ocasiones oficiales, solo se suele cantar la primera estrofa. La letra del Himno Nacional es la siguiente:

¡Dios salve a nuestro misericordioso Rey!¡Viva nuestro noble Rey!¡Dios salve al rey!

Fuente: https://www.royal.uk/

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.