Montar esperanzas

La equinoterapia es una opción complementaria a la que se recurre para rehabilitar a personas con capacidades diferentes (parálisis cerebral, síndrome de Down, autismo y otras). En nuestro país existen lugares que ofrecen sesiones en las que los padres de estos chicos trabajan muy de cerca con los especialistas de las Fuerzas Armadas, quienes brindan este servicio de manera gratuita. Así, ambas partes se montan en esta cruzada de la esperanza.

Tres componentes en interacción son necesarios para que la equinoterapia ocurra: instructor, paciente y caballo. La historia nos remonta a los años 460 a. C., cuando se encuentran los primeros registros que hablan que montar a caballo tiene beneficios para la salud. Un poco más tarde, en Francia, y luego de varios antecedentes sobre el caso, se reflota y, en 1875, especialistas sostienen que el empleo del caballo como terapia reportaba beneficios en el equilibrio, el control muscular y el movimiento articular, según explica un documento de la Fundación Santa María Polo de España.

Mucho más acá en la línea temporal y espacial, la equinoterapia ha sido desarrollada por componentes de las Fuerzas Armadas, específicamente el arma de Caballería, que ofrece sus servicios gratuitos en el predio del RC 4 en Loma Pytã, desde el 27 de setiembre del 2001.

¿Qué es?

La literatura disponible a este respecto nos dice que la equinoterapia es un tratamiento alternativo para personas con discapacidad física, síquica, sensorial y otra que utiliza como elemento terapéutico la interacción del paciente con el caballo. Se remarca que se trata de una opción complementaria a otros tratamientos que se sigan para paliar los efectos de las afecciones y que no es la principal.

Según la FRDI (Federation of Riding for the Disabled International), con sede en Bélgica, existen algunas subdivisiones, a saber: hipoterapia, equitación terapéutica, equitación adaptada y equinoterapia social.

La hipoterapia se aplica a personas que tienen una discapacidad física o cognitiva grave y no tienen autonomía para la interacción con el animal. Por ello, es importante la ayuda del terapeuta. Se diferencia de las demás en la forma en la que el terapeuta utiliza el caballo. La equitación terapéutica se aplica en personas que sí pueden interactuar con el animal de manera más o menos autónoma y mediante adaptaciones, de acuerdo al tipo de discapacidad; tiene un impacto favorable, en especial en el área sicológica, pedagógica y social. La equitación adaptada se utiliza en personas que practican equitación como un pasatiempo lúdico o deportivo, pero que por su discapacidad necesitan adaptaciones para manejar al caballo. Finalmente, la equinoterapia social se aplica a personas que tienen problemas de integración social (hiperactividad, alcoholismo, drogadicción y otros), con quienes el caballo es el elemento de unión y marcador de un objetivo común. Aunque la FRDI no reconoce formalmente el término, su aplicación está cada vez más extendida.

El Paraguay

En nuestro país se conoce formalmente la aplicación de esta terapia desde setiembre del 2001, pero su funcionamiento efectivo se dio a partir de diciembre de ese año. Uno de los lugares más concurridos es el cuartel del RC 4, con asiento en Loma Pytã. Las sesiones son totalmente gratuitas y, en promedio, son atendidos unos 96 pacientes. Mirta Villagra, presidenta de la comisión de padres del CRET (Centro de Rehabilitación Equino Terapéutico de las Fuerzas Armadas de la Nación), dice que el objetivo de esta nucleación es jerarquizar los trabajos realizados hasta este momento. “Hemos logrado muchos avances, golpeando puertas. También se reciben a otros 50 niños de diferentes fundaciones y escuelas que asisten a personas con discapacidades diferentes”, comenta.

El mayor de Caballería, Dino Lezcano, director del CRET, explica que, en los últimos tiempos, este tratamiento dio un resultado muy positivo con personas que padecían de dificultades para caminar, quienes lograron avances en tan solo un mes de tratamiento. “Esta terapia es muy beneficiosa para las personas con capacidades como síndrome de Down, autismo, hiperactividad y otras”, agrega.

En palabras de Villagra, el trabajo conjunto entre padres y militares es positivo para un sector de la sociedad que muy pocas veces puede acceder a opciones que fomenten el progreso y el logro de objetivos de quienes necesitan ayuda para alcanzar una mejor calidad de vida.

Asimismo, gracias a las gestiones de la comisión, se ha conseguido una atención más integral, como fonoaudiología, sicología y sicopedagogía, una vez a la semana, para los pequeños pacientes. “Queremos hacer algo integral a partir de la equinoterapia. Como padres, estamos trabajando a pulmón y estamos abiertos a quienes quieran brindarnos ayuda”, puntualiza Villagra, quien es madre de una pequeña de cinco años, usuaria de esta terapia desde el año de vida. “Mi hija se va también a terapia. Vi muchos progresos en ella. Antes no caminaba; ahora corre y hasta es cabezuda”, comenta entre risas.

La experiencia de Guairá

Los guaireños sueñan en convertir esa zona en un departamento inclusivo, con la habilitación de un CRET en la ciudad andariega de Villarrica. Fue una idea que nació entre amigos en una ronda de tereré. Voluntarios Gua’i, conjuntamente con el CRET de las FF. AA., habilitaron los primeros servicios para personas con dificultades físicas o problemas sicológicos a través de terapias con caballos, como una alternativa que busca la rehabilitación. Los tratamientos se realizarán en el predio del Parque del Guairá, con sesiones de entre 20 y 40 min, dependiendo de cada necesidad.

Nelson Prieto, presidente de Voluntarios Gua’i, explica que el objetivo principal de su grupo es trabajar por la inclusión real de las personas con discapacidad en la sociedad. Sobre la habilitación del centro, dice que surgió en una ronda de tereré con su amigo Waldir Ledezma, quien junto con el Cnel. Rol Ledezma realizaron las gestiones para llevar los servicios de equinoterapia a Villarrica.

A fines de mayo se realizó el lanzamiento del proyecto de lo que será el futuro CRET en la capital guaireña, con la participación de las autoridades locales y de las FF. AA., y especialistas del arma de Caballería.

El pasado 16 de junio habilitaron los primeros servicios con una demostración previa, para que los futuros usuarios tengan una idea de cómo serán las sesiones; por ejemplo: primero, tener un contacto con el animal, para que se familiaricen, montarlo y, posteriormente, iniciar con los ejercicios.

En principio, el horario de atención será de mañana y tarde, los martes y jueves. Los caballos serán proveídos por dos reconocidas ganaderas, además de los animales de las FF. AA. Para los interesados, se habilitará una secretaría informativa en el predio de Turista Róga, en el Parque del Guairá.

Voluntarios Gua’i trabaja con 52 personas con discapacidad y existen alrededor de 350 en toda Villarrica, quienes serán los potenciales beneficiarios del servicio.

Sepa más 

E-mail: Voluntarios Gua’i, prietomarin76@hotmail.com / wledezma@3a.com.py

Facebook: Centro de Rehabilitación Equino-Terapéutico FFAA Paraguay

Tel.: Mirta Villagra, comisión de padres del CRET, (0976) 191-720

Fuente: www.frdi.net

caravaes23@abc.com.py

Fotos: ABC Color/Celso Ríos/Carlos Ávalos/Gentileza.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.