Cubramos el suelo del Chaco

El manejo racional del suelo es la base crítica de los sistemas agroganaderos. El suelo del Chaco paraguayo es considerado uno de los más fértiles del mundo; sin embargo, si no se lo cuida y trabaja esa ventaja se puede ir perdiendo.

En la Región Occidental o Chaco, las informaciones técnicas/científicas respecto a lo que está sucediendo con los suelos y el manejo de los AVCC son muy escasas.
En la Región Occidental o Chaco, las informaciones técnicas/científicas respecto a lo que está sucediendo con los suelos y el manejo de los AVCC son muy escasas.

Un sistema de cultivos basado en el sistema de siembra directa, que utiliza la rotación de cultivos, abonos verdes como cultivos de cobertura (AVCC) y el manejo permanente de rastrojos sobre el suelo, con la eliminación del uso de rastras, ha demostrado ser eficiente en la mejoría de la calidad de los suelos, en la productividad de los cultivos y en la reducción de los costos de producción a nivel global.

En el Paraguay, principalmente en la Región Occidental o Chaco, las informaciones técnicas/científicas respecto a lo que está sucediendo con los suelos y el manejo de los AVCC, son muy escasas. Tampoco existe mucha experiencia sobre el cultivares de especies adaptadas y el comportamiento en el invierno; como tampoco su impacto en la mejoría de las condiciones del sistema suelo-planta-agua y consecuentemente en la producción de granos de interés comercial.

Beneficios productivos y económicos

Los beneficios de la inclusión de los AVCC en la rotación de cultivos, son varios: control de la erosión eólica y erosión hídrica, aporte de carbono en el sistema aumentando la calidad y sanidad de los suelos, reducción de enfermedades del suelo, reducción de nemátodos, supresión de malezas (disminución de costos de producción e impacto ambiental), mejora en la estabilidad estructural del suelo, aumento en la reserva de agua (humedad) y disponibilidad de nutrientes para las plantas, disminución de la temperatura del suelo favoreciendo a la germinación, emergencia y desarrollo de las plantas.

PUBLICIDAD

Todo esto se traduce en el aumento directo de la productividad y rentabilidad del agronegocio.

Degradación de suelos

Las condiciones como escasas precipitaciones en el invierno, altas temperaturas durante el verano, salinidad, presencia de peladares, compactación superficial, exceso de nutrientes, falta de cobertura, entre otros, son muy propicias para la rápida degradación de los suelos. Estas condiciones son los desafíos a estudiar, investigar, validar nuevas tecnologías y de esta forma identificar el mejor manejo para la producción sustentable para el Chaco.

Caso de éxito en el Chaco

PUBLICIDAD

De acuerdo con experiencias obtenidas en el Chaco, en un estudio liderado por la empresa Carlos Casado S.A., constatamos la rápida respuesta en la recuperación de los suelos y el impacto económico de acuerdo con el incremento de los rendimientos de soja, en cuanto a la utilización de AVCC de invierno. En este trabajo se constató que los mayores rendimientos de soja (zafra 2019), se obtuvieron sobre coberturas de centeno, triticale y mezclas de especies sembradas en el invierno del 2018. En base a este resultado, se calculó la diferencia del incremento en el rendimiento de soja por hectárea sobre los diferentes tratamientos de AVCC de invierno y se analizó económicamente el margen de ganancia.

Es sabido de los innúmeros beneficios de la cobertura del suelo en el sistema de producción de granos, reflejando los datos de rendimiento de soja en la última campaña de soja 2019 sobre AVCC sembrados en el invierno 2018. En este estudio obtuvimos 3.722 kg/ha sobre el tratamiento de centeno con un margen económico de 191 dólares/ha, 3.587 kg/ha sobre triticale con un margen económico de 163 dólares/ha y 3.181 kg/ha de soja sobre mezcla de plantas de cobertura con un margen económico de 33 dólares/ha; y cuando calculamos el promedio de los tres tratamientos con plantas de cobertura, constatamos un rendimiento de 3.497 kg/ha con un margen significativo de 122 dólares por hectárea.

Los resultados demostraron los beneficios del sistema de siembra directa con cobertura permanente del suelo en la rentabilidad del negocio.

Además de haber identificado y comprobado las especies que se desarrollan en el invierno con bajas precipitaciones (31 mm desde mayo a setiembre del 2018).

(*) Director Ejecutivo

de Consultora Nuestrosuelo

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD