Ganadería regenerativa

La Ganadería Regenerativa consiste en comprender cómo funciona la Naturaleza en su estado primitivo y aplicar sus equilibrios y procesos naturales en los ecosistemas pastoriles, modificados o no.

Manejar la carga animal, el momento de movimiento, el tipo de pasto, el tipo de suelo y todo el equilibro que esto trae detrás será fundamental para el éxito del trabajo.
Manejar la carga animal, el momento de movimiento, el tipo de pasto, el tipo de suelo y todo el equilibro que esto trae detrás será fundamental para el éxito del trabajo.

La agricultura es concebida como el manejo de la Naturaleza (Primavesi A.) y la regeneración consiste en la recuperación de los procesos vitales de los ecosistemas.

Los componentes del ecosistema pastoril (la pastura o el pastizal, el ganado y el suelo) funcionan en forma sistémica, es decir, interrelacionados e interdependientes. El manejo de cada uno de ellos debe realizarse en forma holística, es decir, teniendo en cuenta al entero, a la totalidad.

Manejo de la producción vegetal

PUBLICIDAD

El objetivo de la producción vegetal es su maximización: cuanto más forraje se produzca en la finca y esta sea de la mejor calidad, se dispondrá de más insumos para la producción animal y habrá menor dependencia de insumos externos.

Para ello se debe incentivar la fotosíntesis. Lo cual se consigue respetando los ciclos biológicos del pasto por medio de descanso adecuado después del pastoreo y corte oportuno cuando el mismo haya alcanzado su máxima tasa de crecimiento, manteniendo así la mayor cantidad de hojas verdes eficientes fotosintéticamente.

De esta forma se activa uno de los procesos vitales de la naturaleza: el flujo de la energía. A través de la fotosíntesis la energía lumínica se transforma en energía química. Este proceso implica captura de carbono que será depositado en el suelo.

PUBLICIDAD

Proceso para ciclaje de nutrientes

Las plantas, al mismo tiempo que capturan carbono atmosférico captan agua y nutrientes del suelo que utilizan para metabolizar sus alimentos. Estos nutrientes vuelven al suelo por medio de la bosta y orina de vacuno y los restos vegetales para ser descompuestos por los organismos vivos del suelo. El ganado tiene función clave en este ciclaje.

Se debe mantener la biodiversidad de los ecosistemas. En la naturaleza no existe el monocultivo. La diversidad vegetal y animal sobre el suelo crea diversidad de microorganismos en el suelo que están en equilibrio, pues muchas especies con pocos individuos conviven en el ambiente. Lo contrario, cuando se tienen pocas especies con muchos individuos fácilmente se transforman en plagas. Lo cual se da normalmente en los monocultivos.

Manejo el ganado

El papel del ganado es doble: mejorar los procesos naturales (por efecto manada) y la conversión del pastizal en producto comercializable. Se practica pastoreo de corta duración con alta carga instantánea, denominado Pastoreo de Ultra Alta Densidad (PUAD) imitando el pastoreo en grandes manadas de los rumiantes primitivos en las sabanas y controlados por los predadores. Esta condición generaba pastoreo de corta duración y migración permanente de la manada. Hoy el papel de predador lo hace el humano.

Como resultado de esta práctica se consigue consumo homogéneo de las especies forrajeras, buena distribución de bosta y orina. Además con el pisoteo intenso se perturba el suelo posibilitando infiltración de agua de lluvia. Con el tiempo de descanso se proporciona al suelo y la vegetación posibilidad de recuperación.

Se recomienda trabajar con animales adaptados a las condiciones del pastizal. Se seleccionan animales de talla pequeña porque son más eficientes en el consumo de forraje siendo menor su requerimiento de mantenimiento. Deben poseer condición corporal óptima, la cual es clave para la crianza y manejo del ganado: indica fertilidad práctica, rusticidad (inmunidad a parásitos), y es un indicador de la eficiencia de conversión del pasto.

En la práctica cada unidad productiva debe seleccionar el biotipo animal ideal, porque las razas comerciales difícilmente puedan cumplir esos requisitos porque son seleccionados por ganancia de peso y el pastizal no podrá cubrir sus requerimientos para expresar su potencial genético. Siempre requerirá de suplementación de granos, lo cual es un manejo no natural.

Manejo de la finca

El objetivo de la finca es maximizar la rentabilidad por hectárea y no la máxima ganancia por animal. Se consigue con una combinación de alta carga y comportamiento óptimo reflejado en la fertilidad, a partir de la recuperación de los procesos vitales del ecosistema se consigue la regeneración.

El productor se independiza del uso de insumos externos: fertilizantes, agroquímicos, antiparasitarios. En la finca se genera un balance positivo en la captación: emisión de carbono. Y el bienestar del productor aumenta al mejorar su producción y disminuir el costo de la misma.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD