Perros gerontes

Una vez que los caninos llegan a la etapa de la vejez pueden desarrollar ciertas enfermedades comunes en este período, como problemas en la visión o en la audición. De allí la importancia de los controles periódicos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/FE645PFYVFEVXCQO2IPYD7UEZU.jpg

La doctora Nicoletta Paglieri, veterinaria, dice que las mascotas también envejecen. Las razas pequeñas, por ejemplo, envejecen a partir de los ocho a nueve años de edad, y las razas grandes a partir de los seis a siete años.

“Es muy importante para lograr una buena calidad de vida, tengan una adecuada alimentación acorde a cada necesidad, es decir, con balanceados elaborados para determinada etapa. Se considerará además que sus vacunas y antiparasitarios se encuentren al día”, agrega.

La profesional menciona que una adecuada alimentación estará respaldada por el veterinario, pues cada raza tiene sus características propias.

PUBLICIDAD

La doctora Isis Benítez, veterinaria, refiere que es esencial llevar a cabo ciertos controles anuales en el perro geronte, por ejemplo, a través de estudios, como perfil renal, ecocardiograma, electrocardiograma, así como un hemograma completo de modo a conocer cómo se encuentra la salud general del canino.

El profesional también solicitará un “análisis de orina, ya que en esta etapa las dosis de las medicaciones serán mínimas y los intervalos mayores, es decir, cada 12 horas por ejemplo”.

La dentadura 

La doctora Paglieri indica que “a medida que pasan los años, la dentadura se va desgastando, por lo que es recomendable que el canino coma balanceados de calidad para evitar la formación de sarro, que deriva en enfermedades y posibles pérdidas dentarias”, agrega.

Acota que “la limpieza dentaria se debería iniciar, si es que no se lo ha hecho desde pequeño. El médico recomendará, dependiendo de cada caso, la limpieza profunda con ligera anestesia, o en la casa con algún producto de uso veterinario”.

El sarro en la boca de un perro afecta a todo su cuerpo, por la gran cantidad de bacterias que allí se alojan. Además el sarro puede causar problemas a la hora de alimentarse.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD